“Colación”

La figura de la “colación“, se produce cuando varios herederos forzosos concurren a una misma sucesión, en virtud de la cual cada uno de ellos, recibe de menos en la masa hereditaria un importe igual a lo que hubiesen recibido en vida del causante por título gratuito; esto, si el causante /donante así lo hubiese dispuesto expresamente o si el donatario repudiare la herencia, salvo el caso en que la donación deba reducirse por inoficiosa.

Se encuentra regulada en en el Código Civil, artículos 1035 a 1050.

Según la jurisprudencia, son sus requisitos:

La concurrencia de herederos forzosos en una misma sucesión.

La recepción por parte de uno o varios, la recepción de bienes en vida del causante, en ese caso donante

La recepción haya procedido del causante y lo haya sido por vía de dote, donación u otro título lucrativo.

No obstante hay que tener en cuenta que el Código Civil establece supuestos de atribuciones patrimoniales exceptuadas de la colación.

Que el valor de los bienes se traiga a la masa hereditaria para ser computados en la regulación de las legítimas y en la cuenta de la partición.

La donación onerosa sólo es revocable por los motivos previstos en el Código Civil, en sus artículo 647 y siguientes.

El procedimiento para fijar el haber hereditario es el juicio de testamentaría, y en éste es donde se decidirá si el bien es colacionable o no, en concreto a la hora de formar el inventario.

No obstante, hay algunas sentencias que admiten que la división de la herencia en general y, por tanto, la decisión de si un bien es colacionable o no, se haga en el juicio ordinario.


Las consecuencias de dichos requisitos son:

Una finalidad igualitaria, y para lograrlo se atiene a la naturaleza de los bienes, al objeto perseguido por su transmisión o empleo y a las propias disposiciones que adopte el testador, sobre la índole colacionable o exacta de aportación de los bienes donados.

  • No tiende a la impugnación de la transmisión de bienes a que afecta.
  • Por ello, no cabe confundirla con las acciones restitutorias que pueden ejercitarse para la debida integración de la masa hereditaria.
  • Que si la donación es excesiva, se reducirá en lo que resulte inoficiosa y se colacionará en la proporción en que no se reduzca.
  • Que dentro del concepto de donación hay que considerar incluidas tanto las propias como las impropias, que suponen un enriquecimiento del beneficiado por ellas sin efectiva y simultánea transmisión de bienes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s