Liquidación sociedad de gananciales. reembolso de dinero privativo.Derecho de crédito.

No es la primera ocasión en la que traemos a éste espacio la figura de la liquidación de la sociedad de gananciales, tema tan apasionante, como complejo.

Incapacidad laboral. ¿privativo o ganancial?

Momento de la disolución de la sociedad de gananciales en caso de divorcio.

El momento de valoración de los bienes en acta notarial.

Hemos considerado interesante la presente resolución del Tribunal Supremo de hace escasamente unos días, por la que, en la fundamentación de la misma, la Sala aclara dos cuestiones importantes;

La consideración de los bienes privativos y gananciales en la formación de inventario, principalmente respecto de indemnizaciones percibidas por una de los cónyuges previo a contraer matrimonio.

Con carácter general, es doctrina de la sala que los depósitos indistintos no presuponen comunidad de dominio sobre los objetos depositados, debiendo estarse a las relaciones internas entre ambos titulares y, más concretamente a la originaria procedencia de los fondos o numerario de que se nutre la cuenta para determinar la titularidad dominical de los fondos, siendo quien lo invoque quien debe probar el ánimo liberal.

Por ello, deberemos partir de la propia naturaleza del bien, ya fuera o sea mueble o inmueble; no debiendo confundir el mismo, respecto de la implicación en el mismo de partidas o dinero de carácter privativo o ganancial. Así la resolución determina en su fundamentación que

Con carácter general, es doctrina de la sala que los depósitos indistintos no presuponen comunidad de dominio sobre los objetos depositados, debiendo estarse a las relaciones internas entre ambos titulares y, más concretamente a la originaria procedencia de los fondos o numerario de que se nutre la cuenta para determinar la titularidad dominical de los fondos, siendo quien lo invoque quien debe probar el ánimo liberal.

De la misma manera, en el caso de que se emplee dinero privativo para pagar la deuda contraída al adquirir el bien ganancial, se integra en el pasivo de la sociedad el importe actualizado de las cantidades pagadas por uno solo de los cónyuges.

Por ello; y sería el segundo aspecto destacable de la presente resolución; la inclusión del propio bien, no en el activo del la liquidación, sino en el pasivo de la misma, dado que, en muchas ocasiones podrá genera un derecho de crédito a favor de alguno de los cónyuges, o bien de la propia sociedad.

El reembolso que prevé el artículo 1358, anteriormente referido, para equilibrar los desplazamientos entre las masas patrimoniales procede siempre que no se excluya expresamente.

La atribución del carácter ganancial al bien; no convierte en ganancial al dinero empleado para su adquisición y genera un crédito por “el valor satisfecho” que es exigible en el momento de la liquidación si no se ha hecho efectivo con anterioridad, artículos 1358 y 1398, en su apartado tercero del Código Civil.

De la misma manera, en el caso de que se emplee dinero privativo para pagar la deuda contraída al adquirir el bien ganancial, se integra en el pasivo de la sociedad el importe actualizado de las cantidades pagadas por uno solo de los cónyuges.

Recurso de casación

Motivos que fundamentan el Recurso de Casación.-

El recurso de casación se estructura en tres motivos. Dada la íntima conexión entre los dos primeros, se exponen y analizan conjuntamente.

Infracción de los artículos 1358 y 1398.3. del Código Civil y aplicación indebida del artículo 1355 del mismo cuerpo legal.

Primer Motivo.-

En su desarrollo sostiene que, puesto que era privativa la cantidad inicial que pagó el recurrente cuando celebró el contrato privado de compra de la vivienda y que el resto del precio se abonó con un préstamo que fue cancelado con el importe de un fondo de inversión privativo, de acuerdo con la doctrina de la sentencia dictada por esta Sala en Septiembre de 2017, procede su reembolso.

Segundo motivo.-

En su desarrollo sostiene que; el reconocimiento del derecho de reembolso del dinero privativo invertido en la adquisición de un bien ganancial no requiere que se haga reserva del reembolso en el momento de la adquisición.

Justifica el interés casacional por la existencia de jurisprudencia contradictoria de las Audiencias.

Decisión de la sala. Estimación de los dos primeros motivos. Asunción de la instancia.

Como hemos señalado en párrafos anteriores; lLos dos primeros motivos se dirigen a que se incluya como pasivo de la sociedad en la liquidación un crédito a favor del Sr. Roman por el importe abonado para la adquisición de la vivienda de Matalascañas, debidamente actualizado.

Esta sala, mediante sentencia de pleno, sentó como doctrina que el derecho de reembolso procede, por aplicación del artículo 1358 del Código Civil, aunque no se hubiera hecho reserva alguna en el momento de la adquisición.

Esta doctrina establece que el reembolso que prevé el artículo 1358, anteriormente referido, para equilibrar los desplazamientos entre las masas patrimoniales procede siempre que no se excluya expresamente.

La atribución del carácter ganancial al bien; no convierte en ganancial al dinero empleado para su adquisición y genera un crédito por “el valor satisfecho” que es exigible en el momento de la liquidación si no se ha hecho efectivo con anterioridad, artículos 1358 y 1398, en su apartado tercero del Código Civil.

De la misma manera, en el caso de que se emplee dinero privativo para pagar la deuda contraída al adquirir el bien ganancial, se integra en el pasivo de la sociedad el importe actualizado de las cantidades pagadas por uno solo de los cónyuges.

La sentencia recurrida considera que no cabe incluir ningún crédito en el pasivo de la sociedad a favor del Sr. Roman porque atribuyó voluntariamente el carácter ganancial al inmueble cuando lo compró, sin reservarse ningún derecho a su favor.

Este razonamiento es contrario a la doctrina de la sala y, por ello, los dos primeros motivos del recurso de casación deben ser estimados.

La estimación de los dos primeros motivos del recurso determina que asumamos la instancia y, al asumir la instancia, estimemos el motivo del recurso de apelación del Sr. Roman por el que solicitaba la inclusión en el pasivo de la sociedad de un crédito por el importe actualizado de las cantidades pagadas para la adquisición de la vivienda de Matalascañas el 25 de julio de 1998, 3.000.000 pesetas; el 17 de noviembre de 1998, 11.500.000 pesetas.

En el presente caso, este tribunal, actuando en funciones de instancia, y llevando a cabo la revisión de la prueba practicada conforme al artículo 456.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, considera, en contra de la valoración realizada por el juzgado, que resulta acreditado que el piso de Matalascañas se pagó con dinero privativo del Sr. Roman.

Resulta probado que;

  • el Sr. Roman cobró una indemnización como consecuencia de las graves lesiones sufridas en un accidente de tráfico en 1991 cuando tenía veinte años, y a la que tanto las partes como las dos sentencias de instancia le reconocen el carácter privativo.
  • Que la primera cantidad pagada por la aseguradora en concepto de indemnización por el Sr. Roman en enero de 1993, antes de contraer matrimonio, se ingresó en una cuenta de la que era titular junto con su madre en la Caja de Ahorros de Sevilla 5.290.000 pesetas.
  • Las dos cantidades percibidas después de un procedimiento judicial, en concepto de indemnización e intereses, se ingresaron, una en una cuenta del Central Hispano igualmente de titularidad del Sr. Roman y su madre (15.191.372 pesetas en febrero de 1994) y otra en una cuenta del BBVA en la que, además de los anteriores, era titular la Sra. Carlota (19.760.695 pesetas en marzo de 1994).
  • Cuando el Sr. Roman firma el documento privado de compraventa de la vivienda de Matalascañas el 25 de julio de 1998 paga en efectivo 3.000.000 pesetas que se retiraron de una cuenta en Argentaria de la que eran titulares el Sr. Roman y su madre y en la que unos meses antes se había hecho un ingreso de 4.000.000 pesetas de la cuenta del Central Hispano.
  • El resto del precio de la vivienda (11.500.000 pesetas) fue abonado también al contado cuando se otorgó la escritura el 17 de noviembre de 1998 mediante cheque expedido por el BBVA contra la mencionada cuenta abierta en esa entidad y con cargo al dinero ingresado por un préstamo garantizado por las participaciones del fondo de inversión suscrito en esa cuenta de modo que, cuando en julio de 1999 se reembolsa el fondo, se cancela el préstamo.

En atención a que no constan otros ingresos de los esposos distintos de los rendimientos financieros obtenidos del dinero percibido como indemnización por el Sr. Roman y una pensión por invalidez que empezó a cobrar el Sr. Roman en 1997 por un importe de 381,80 euros, esta sala llega a la conclusión de que tanto los 4.000.000 pesetas entregados cuando firmó el documento privado como los 11.500.000 pesetas entregados cuando se otorgó la escritura pública procedían de la indemnización cobrada por el Sr. Roman por las lesiones sufridas como consecuencia de un accidente de circulación y que, como se ha dicho, es privativa.

En consecuencia, procede reconocer, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 1358 y 1398, apartado tercero del Código Civil; y la doctrina de la sala, que debe incluirse en el pasivo del inventario un crédito a favor del Sr. Roman por el precio actualizado pagado en la adquisición de la vivienda de Matalascañas.

infracción del art. 1397.1 CC en relación con el art. 1347.2 CC.

En su desarrollo sostiene que debe excluirse del activo del inventario el saldo de la cuenta BBVA n.º NUM004, puesto que en el activo solo deben incluirse los bienes existentes en el momento de la liquidación, y los intereses y frutos obtenidos del dinero obtenido como indemnización por el accidente sufrido por el Sr. Roman se han consumido durante la vigencia del matrimonio para hacer frente a los gastos comunes.

La sentencia recurrida considera que procede incluir en el activo el saldo de la cuenta corriente de la que son titulares ambos esposos, aunque en la cuenta se ingresó

  • Dinero privativo procedente de la indemnización,
  • También los rendimientos e intereses obtenidos a través de las operaciones financieras desde la celebración del matrimonio hasta su disolución y tales rendimientos son gananciales ( art. 1347.2.º CC).

El recurrente se alza porque considera que el saldo debe calificarse como privativo, procedente de la indemnización privativa, dado que los mencionados frutos no subsisten en el momento de la liquidación, por haberse consumido durante la vigencia del matrimonio para hacer frente a los gastos comunes.

El motivo va a ser estimado por las razones siguientes.

En el caso, son hechos probados o no discutidos por las partes que entre enero de 1993 y marzo de 1994, el Sr. Roman cobró varias sumas de dinero en concepto de indemnización por las lesiones sufridas en un accidente de tráfico en 1991.

Tanto las partes como las dos sentencias de instancia reconocen el carácter privativo de la indemnización (equivalentes a 241.860,15 euros).

El mero ingreso en una cuenta de titularidad compartida no convierte en ganancial a la indemnización privativa.

Con carácter general, es doctrina de la sala que los depósitos indistintos no presuponen comunidad de dominio sobre los objetos depositados, debiendo estarse a las relaciones internas entre ambos titulares y, más concretamente a la originaria procedencia de los fondos o numerario de que se nutre la cuenta para determinar la titularidad dominical de los fondos, siendo quien lo invoque quien debe probar el ánimo liberal.

Tampoco en las relaciones entre cónyuges, aunque estén sometidos al régimen de gananciales, se presume el ánimo liberal por el hecho de que se confunda el dinero privativo con el dinero poseído conjuntamente ni se presume que el dinero privativo se aporta como ganancial.

A ello debe añadirse que, en la lógica en la que se basa la regulación de la materia, es razonable imputar a los gananciales los gastos originados durante los años de convivencia matrimonial.

En efecto, aunque también los bienes de los cónyuges están sujetos al levantamiento de las cargas, artículo 1318 del Código Civil, en la relación interna entre los patrimonios conyugales la ley pone a cargo de la sociedad de gananciales los gastos de sostenimiento de la familia, artículo 1362 del Código Civil.

Puesto que, en el caso, la suma empleada para la adquisición de la vivienda y el saldo de la cuenta en el momento de la disolución no alcanza el importe de la indemnización privativa percibida por el Sr. Roman, se colige sin dificultad que el saldo es el resto que queda de aquella indemnización y que son los frutos comunes los consumidos en hacer frente a las cargas del matrimonio.

A estos efectos es decisivo que el recurrente ha reiterado, y no ha sido negado por la recurrida, que desde la celebración del matrimonio en abril de 1993 los únicos ingresos percibidos por los cónyuges han sido la pensión por la invalidez permanente absoluta que le fue declarada al Sr. Roman como consecuencia del accidente sufrido, así como los rendimientos obtenidos por las inversiones realizadas con el dinero percibido por la indemnización.

Debemos concluir que, como sostiene el recurrente, el saldo de la cuenta bancaria no se corresponde con los frutos, que habrían sido consumidos y, por tanto, no debe incluirse en el activo del inventario.

Por todo ello, el motivo tercero del recurso de casación se estima, con la consecuencia de declarar que no forma parte del activo de la sociedad de gananciales que rigió el matrimonio de D.ª Carlota y D. Roman el saldo de la cuenta ahorro de la entidad BBVA n.º NUM004 a fecha 23 de mayo de 2014.

FALLO:

Por todo lo expuesto, esta sala ha decidido;

  • Desestimar el recurso extraordinario por infracción procesal interpuesto.
  • Estimar el recurso de casación interpuesto contra la citada sentencia, que anulamos y dejamos sin efecto alguno.
  • En su lugar, con estimación del recurso de apelación interpuesto en su día por D. Roman, declaramos que no forma parte del activo de la sociedad de gananciales que rigió el matrimonio de D.ª Carlota y D. Roman el saldo de la cuenta ahorro de la entidad BBVA n.º NUM004 a fecha 23 de mayo de 2014.

El activo del inventario está integrado por:

  • Finca urbana inscrita en Registro de la Propiedad de la Palma del Condado tomo NUM000, libro NUM001 de Almonte, folio NUM002, finca NUM003 sita en Matalascañas y 2. Ajuar de la citada finca.

El pasivo del inventario está integrado por

  • un crédito a favor de D. Roman por el importe actualizado de las cantidades pagadas para la adquisición de la vivienda de Matalascañas (el 25 de julio de 1998, 3.000.000 pesetas; el 17 de noviembre de 1998, 11.500.000 pesetas).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s