Criterios fundamentales en la Pensión alimenticia de un mayor de edad y su reclamación.

En no pocas resoluciones tanto de las Audiencias Provinciales, como del propio Tribunal Supremo, se ha determinado los criterios determinantes para el ejercicio del Derecho a solicitar pensión alimenticia por parte de un mayor de edad.

En la presente causa, la Audiencia Provincial de Barcelona , reseña , determina y puntualiza, si la cuestión se circunscribe o debe circunscribirse en:

  • Si los padres del solicitante, mayor de edad, con los que no se relaciona, pueden y deben contribuir a que el mismo tenga una vida mejor, basándose en los lazos de solidaridad familiar, y que tiene su fundamento en el derecho a la vida configurado como un derecho de la personalidad, a cuya conservación tiende esta figura que tutela, pues, un interés jurídico privado e individual.
  • O por el contrario, si el hijo, tras haber optado por una vida independiente, ha agotado todas la posibilidades para ser responsable de dicha decisión de vida independiente.

Pues bien de esto trata y fundamenta la presente resolución de la Audiencia Provincial de Barcelona, de la Sección Duocécima.

Esta Sala puntualiza que la norma jurídica, sobre una base ética, únicamente tiende a proteger la vida, aquello indispensable para seguir viviendo, pero una vez el adulto tiene lo mínimo para tener cobijo, salud y alimento, ya es cuestión de cada uno como la pueda y la quiera vivir con sus propios medios.

Primera Instancia.-

Demanda.-

En el año 2017, se procede a Instar Procedimiento Verbal, solicitando pensión alimenticia fundada en lo dispuesto en el artículo 250.1.8 , en el año 2017, por parte de Don Juan Pablo frente a sus progenitores, solicitando en el cuerpo y Suplico del mismo; que sus progenitores deben asistirle pues actualmente está estudiando y no corresponde a los abuelos paternos, con quienes convive, cubrir sus necesidades; recayó la misma en el Juzgado de Primera Instancia nº 16 de Barcelona (Familia)

Dicha demanda recayó en el Juzgado de Primera Instancia número 16 de Barcelona (Familia), dictando Sentencia en Febrero de 2018, en la que en el Fallo de la misma determinaba:

Que desestimo totalmente la demanda formulada por D. Juan Pablo contra Dña. Matilde y D. Abelardo , con expresa condena en costas al actor.”.

Segunda Instancia. Audiencia Provincial.-

Recurso Apelación.-

Entendida no ajustada a Derecho, así como a los intereses del actor, Don Juan Pablo, insta oportuno Recurso de Apelación.

Por parte los progenitores, presentan en debido tiempo y forma oposición a dicho Recurso ante la Audiencia Provincial de Barcelona.

En la Fundamentación, y como previo determina la Sala la cuestión de la pensión alimenticia, Así dispone que la obligación de alimentos que recoge el artículo 237.1 del Código Civil de Catalunya, de la persona alimentada sólo alcanza a lo indispensable para:

  • El mantenimiento.
  • Vivienda.
  • Vestido.
  • Asistencia médica de la persona alimentada,.

Al respecto, hemos de puntualizar, que en Derecho común, deberemos referirnos, en tal caso al artículo 142 del Código Civil.

Todo ello, entendiendo sólo lo imprescindible para el mantenimiento de lo básico, y no en relación con un determinado nivel de vida.

Esta obligación, basada en un principio de solidaridad familiar, tiene derecho a reclamarlos quien los necesita, siempre y cuando la necesidad no se derive de una causa que le sea imputable, mientras la causa subsista ( artículo 237.4 CCCat ).

En derecho común deberemos estar a lo dispuesto en el artículo 144 del Código Civil, en lo concerniente a lo dispuesto en el párrafo precedente

La necesidad es por lo tanto la causa jurídica de su atribución.

Estos alimentos, tratándose de mayores de edad, tienen un carácter restringido, de mera atención a la subsistencia, y así lo contempla el Tribunal Supremo, en una de sus Sentencias dictada en Febrero de 2.000 , afirma que

la figura doctrinalmente conocida como “deuda alimentaria“, … puede definirse como la que afecta a una persona, llamada alimentante, que resulta obligada a prestar a otra, llamada asimismo alimentista, lo indispensable para cubrir todas sus necesidades perentorias, o dicho con palabras legales, las necesidades mínimas para subsistir.”

Añadiendo ;

La deuda de alimentos se deriva del deber impuesto jurídicamente a una o varias personas de asegurar la subsistencia de una u otras; y también definida doctrinalmente como la deuda surgida entre parientes, basada en lazos de solidaridad familiar, y que tiene su fundamento en el derecho a la vida configurado como un derecho de la personalidad, a cuya conservación tiende esta figura que tutela, pues, un interés jurídico privado e individual“.

En éste espacio ya dedicamos una referencia a esta cuestión, en Pensión alimenticia, ¿En qué momento deben de prestarse?, al reseñar y comentar un Sentencia del Tribunal Supremo del año 2016

Por tanto no se trata de una deuda general y amplia como sucede en supuestos de menores de edad sino que la deuda alimenticia entre parientes, tiene como característica principal su limitación a lo necesario para subsistir.

Análisis de la situación del demandante, ahora recurrente.-

En la sentencia de instancia se valoró que;

  • Desde la separación de sus progenitores, el hijo, nacido el ….. de 1995, inicialmente estuvo viviendo con la madre en Barcelona, trasladándose después a vivir con su padre primero a (…) , después a (…..) y finalmente a (…) (Tarragona).
  • Que cuando alcanzó la mayoría de edad, estando con su padre, no estudiaba a pesar de estar matriculado en un curso de formación, que tampoco trabajaba y que el dinero de una beca para seguir estudiando se lo gastó en un tatuaje.
  • Que por las diferencias con su padre, quien le exigía una mayor dedicación al estudio o en su caso que se pusiera a trabajar, finalmente se trasladó a vivir con sus abuelos paternos en (…) .
  • En la instancia se acreditó que pocos días antes del juicio, en enero de 2018, se inscribió por primera vez como demandante de empleo.
  • Se demostró que en el curso 2017- 2018 estaba matriculado en un ciclo superior de administración y finanzas en el Instituto (…) de (….) y que realizaba prácticas en empresas.
  • Además en el Juzgado también se tuvo en consideración que el demandante no había acreditado que fuera él quien soportara los gastos que dice tener, pues son cubiertos por sus abuelos.
  • No se acreditó el demandante la diligencia empleada en la búsqueda de empleo, por lo que se consideró que no se había acreditado la necesidad, que es la causa jurídica que sustenta la obligación alimenticia entre parientes; sin que se llegara a entrar a valorar la condición económica de los demandados, ni si la ausencia de relación del demandante con su padre y con su madre era debida a la propia actitud del hijo.

Estas conclusiones son compartidas por la Sala.

Las personas cuando alcanzan la mayoría de edad gozan ya de sus plenos derechos para decidir;

  • Qué quieren hacer.
  • Cómo quieren vivir,
  • Qué tipo de relaciones quieren seguir manteniendo con sus familiares más próximos,
  • Pero también deben asumir las responsabilidades de sus decisiones pues ya no están bajo la protección incondicional que se debe a los menores mientras lo son, precisamente porque ya están en la vida adulta.

Siendo adulto, el solicitante de alimentos debe poder demostrar que ha tratado de adecuar su sistema de vida a sus posibilidades y únicamente en caso de no poder obtener cobertura de lo más básico tiene derecho a pretender de sus parientes más próximos, en este caso sus progenitores, antes que sus abuelos conforme a lo dispuesto en el artículo 237.6 CCCat , aquello que sea absolutamente indispensable.

En lo concerniente a los obligados a la pensión alimenticia, deberemos estar a los dispuesto en el artículo 143 del Código Civil, respecto del derecho común. Desarrollado en nuestro Post, ¿Quienes están sujetos a la obligación de alimentos?.

Por otra parte debe estar en condiciones de demostrar que la situación de necesidad en que se encuentra no se deriva de una causa que le sea imputable y que dicha causa subsiste ( art. 237.4 CCCat ); y en cuanto a los estudios, pueden solicitarse alimentos para continuar la formación que de forma ininterrumpida ha venido siguiendo desde la menor edad, pero cuando el mayor de edad decide no seguir estudiando, o mantiene una situación de acceso a la formación meramente formal pero sin aprovechamiento, como ocurrió en este caso, se rompe ese continuismo, y la formación del adulto ya no se considera una necesidad básica.

El hecho de que siendo ya mayor de edad decida retomar los estudios no hace surgir el derecho de alimentos entre parientes, pues ello supone la puesta en marcha de un nuevo proyecto que pretende realizar, estudiar en lugar de procurarse el sustento, lo que sólo será posible en tanto pueda procurárselo.

De otra forma y siendo quien lleva las riendas de su vida debe valorar qué posibilidades de compatibilizar el estudio con el trabajo necesario para su mantenimiento.

Lo que no cabe pretender es que los parientes, por más cercanos que sean, sostengan las ilusiones o expectativas de sus más cercanos allegados adultos.

La norma jurídica, sobre una base ética, únicamente tiende a proteger la vida, aquello indispensable para seguir viviendo, pero una vez el adulto tiene lo mínimo para tener cobijo, salud y alimento, ya es cuestión de cada uno como la pueda y la quiera vivir con sus propios medios.

El debate pues no puede centrarse en si los padres, con quienes no mantiene relación si no es a través de los Tribunales, pueden contribuir a que su hijo tenga una vida mejor y haya deseado volver a estudiar en lugar de obtener los medios para su sustento, sino si el hijo tras haber optado por tener una vida independiente ha agotado todas las posibilidades para ser responsable de dicha decisión de vida independiente.

Y en el presente caso el propio demandante no supo explicar con claridad si había iniciado una búsqueda activa de empleo, ni consta si trabaja los fines de semana o en horarios no lectivos, ni si cobra por las prácticas que realiza en empresas.

Es decir, no consta que él hubiera realizado todo lo posible para cubrir sus propias necesidades, como persona adulta que es, y por ello mismo debe estimarse que la hipotética situación de necesidad le es imputable, por lo que ya no concurre la causa jurídica del derecho a alimentos entre parientes.

Consecuentemente la sentencia debe confirmarse por sus propios y acertados fundamentos.

La desestimación del recurso comporta la imposición de costas a la recurrente de conformidad con lo previsto en el artículo 398.1 en relación con el artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil .

En virtud de lo expuesto,

Fallo:

DESESTIMAR el recurso de apelación interpuesto por Juan Pablo , contra la sentencia de febrero de 2018, del Juzgado de Primera Instancia nº 16 de Barcelona , dictada en autos …../17, sobre alimentos entre parientes, en el que han sido parte demandada y recurrida Matilde y Abelardo y, en consecuencia, CONFIRMAMOS la sentencia impugnada en todos y cada uno de sus extremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s