Pensión alimenticia, ¿En que momento deben de prestarse?

La presente sentencia dictada por el Tribunal Supremo número 600/2016, Sala Primera de lo Civil referente a la Pensión alimenticia, determina lo parámetros  desde el que deben prestarse por el progenitor deudor los alimentos reclamados judicialmente para los hijos menores de edad en situaciones de crisis del matrimonio o de la pareja no casada: 

Aplicación de dicha doctrina cuando no consta que se fijaran pensiones alimenticias en las piezas separadas de medidas provisionales registradas como abiertas, y el progenitor deudor pagó algunas cantidades en concepto de alimentos entre la fecha de interposición de la demanda en la que se le reclamaron las pensiones alimenticias y la fecha en la que se dictó la sentencia que las fijó.

Recurso de Casación

FUNDAMENTOS DE DERECHO:

La parte recurrente solicita, en consecuencia, que se case la sentencia dictada por la Audiencia, reconociendo el derecho al percibo de la pensión de alimentos desde la fecha en que se presentó la demanda origen de los autos.

La parte recurrida se ha opuesto sobre la base de reiterar su alegación de que, con posterioridad a la interposición de dicha demanda, don Horacio había pagado determinadas cantidades en concepto de alimentos: las que ya cuantificó en su oposición al recurso de apelación.

Sostiene, en primer lugar, que, al haber tenido la Audiencia por probados los referidos pagos, el recurso debería haberse inadmitido por falta de respeto a la valoración de la prueba efectuada en la sentencia impugnada.

Y concluye aduciendo que, conforme a la doctrina por la sentencia de esta sala 389/2015, de 23 de junio, no cabe la retroactividad de la aplicación de la pensión de alimentos, puesto que de otra forma don Horacio pagaría dos veces.

El Ministerio Fiscal ha interesado la estimación del recurso, conforme a la doctrina jurisprudencial establecida en la sentencia de esta sala de 27 de noviembre de 2013 (Rec. 1159/2012 ) y ratificada en la de 4 de diciembre de 2013 (Rec. 2750/2012 ).

SEGUNDO.- El óbice de admisibilidad que opone la parte recurrida debe ser desestimado, por la elemental razón de que en ningún lugar de la sentencia recurrida se declaran probados los alegados pagos de don Horacio .

Y ni la propia parte ha llegado a afirmar con claridad que don Horacio entregase a doña Noelia , durante la tramitación del proceso en la primera instancia, 500 euros todos y cada uno de los meses para el mantenimiento de los hijos.

El recurso de casación debe ser estimado por las siguientes razones:

1.ª) Como reiteramos en la sentencia 389/2015, de 23 de junio (Rec. 1097/2014 ):

«[E]sta Sala ha tenido ocasión de fijar doctrina jurisprudencial en interés casacional sobre la misma cuestión jurídica que ahora se suscita en recientes SSTS de 26 de marzo de 2014, Rec. n° 1088/2013 , y 19 de noviembre de 2014, Rec. n° 785/2012 .

»Según esta doctrina, no cabe confundir dos supuestos distintos:

  • aquel en que la pensión se instaura por primera vez y aquel en el que existe una pensión alimenticia ya declarada (y por tanto, que ha venido siendo percibida por los hijos menores) y lo que se discute es la modificación de la cuantía […].
  • En el primer caso debe estarse a la doctrina sentada en sentencias de 14 de junio 2011 , 26 de octubre 2011 y 4 de diciembre 2013 , según la cual “[d]ebe aplicarse a la reclamación de alimentos por hijos menores de edad en situaciones de crisis del matrimonio o de la pareja no casada la regla contenida en el art. 148.1 CC , de modo que, en caso de reclamación judicial, dichos alimentos deben prestarse por el progenitor deudor desde el momento de la interposición de la demanda“.

Sin duda esta regla podría tener excepciones cuando se acredita que el obligado al pago ha hecho frente a las cargas que comporta el matrimonio, incluidos los alimentos, hasta un determinado momento, con lo que, sin alterar esta doctrina, los efectos habrían de retrotraerse a un tiempo distinto, puesto que de otra forma se estarían pagando dos veces.

  • En el segundo caso, esto es, cuando lo que se cuestiona es la eficacia de una alteración de la cuantía de la pensión alimenticia ya declarada con anterioridad, bien por la estimación de un recurso o por un procedimiento de modificación, la respuesta se encuentra en la propia sentencia que, tras analizar la jurisprudencia aplicable, fija como doctrina en interés casacional que “cada resolución desplegará su eficacia desde la fecha en que se dicte y será solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de la interposición de la demanda, porque hasta esa fecha no estaba determinada la obligación, y las restantes resoluciones serán eficaces desde que se dicten, momento en que sustituyen a las citadas anteriormente” .

Dicha doctrina se asienta en que, de una parte, el artículo 106 del Código Civil establece que los “los efectos y medidas previstas en este capítulo terminan en todo caso cuando sean sustituidos por los de la sentencia o se ponga fin al procedimiento de otro modo“, y de otra, el artículo 774.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que “los recursos que conforme a la Ley se interpongan contra la sentencia no suspenderán la eficacia de las medidas que se hubieran adoptado en ésta”, razones que llevan a la Sala a entender que cada resolución habrá de desplegar su eficacia desde la fecha en que se dicte, siendo solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de interposición de demanda (porque hasta esa fecha no estaba determinada la obligación), no así las restantes resoluciones que modifiquen su cuantía (sea al alza o a la baja), las cuales solo serán eficaces desde que se dicten, momento en que sustituyen a las dictadas anteriormente».

2.ª) La sentencia recurrida no se atiene fielmente a la referida doctrina jurisprudencial, al tratar el caso de autos como si perteneciese al segundo de los dos grupos diferenciados por no tener constancia de que la sentencia del Juzgado fuese la primera resolución que fijó las pensiones de alimentos para los hijos de doña Noelia y don Horacio : por no tener constancia de que no se hubieran fijado antes, mediante auto de medidas provisionales dictado en cualquiera de las piezas separadas 773/2012 y 971/2012.

Ciertamente, no hallamos en los autos testimonio de resolución alguna que acordase medidas provisionales en dichas piezas separadas; ni ninguna de las partes, ni tampoco el Juzgado en su sentencia, ha afirmado (ni siquiera insinuado) que una tal resolución llegara efectivamente a producirse. Así las cosas, el presente caso debe sin duda considerarse perteneciente al primero de los dos grupos que ha diferenciado, conforme a sus precedentes, la citada sentencia de esta sala 389/2015, de 23 de junio .

Nuestra reciente sentencia 487/2016, de 14 de julio (Rec. 3014/2015 ) es, en fin, buena muestra del rigor con el que la regla del artículo 148.I in fine CC tiene que ser aplicada a favor de los hijos menores de edad, establecido que ha de serlo a la obligación de alimentarles que los artículos 110 y 154.1º CC imponen al padre y a la madre 

TERCERO.- Casada, por las razones que acaban de exponerse, la sentencia recurrida, procede, actuando esta sala como tribunal de instancia, estimar en parte el recurso de apelación de doña Noelia , para acordar lo siguiente:

Añadir, en el apartado 4º del fallo de la sentencia del Juzgado, que las pensiones alimenticias que en él se fijan deberán pagarse desde la fecha en que se interpuso la demanda iniciadora del proceso; pero descontando las cantidades que conste probado que, desde esa fecha hasta aquella en la que se dictó la sentencia del Juzgado, don Horacio pagó para el mantenimiento de los hijos.

Esto último, habida cuenta de las respectivas alegaciones de las partes sobre los pagos que, con esa finalidad, don Horacio habría efectuado durante la tramitación de la primera instancia, y en orden a evitar que aquél pague dos veces.

Queda para ejecución de sentencia la determinación del importe que, conforme a lo anterior, reste a don Horacio por pagar.

CUARTO.- Al estimarse el recurso de casación, el artículo 398.2 LEC dispone no condenar en las costas del mismo a ninguno de los litigantes; y procede la devolución del depósito constituido para interponer dicho recurso, a tenor del apartado 8 de la disposición adicional decimoquinta LOPJ .

La estimación parcial del recurso de apelación interpuesto por doña Noelia comporta, conforme al mismo artículo 398.2 LEC , que las costas de dicho recurso no se impongan a ninguna de las partes.

FALLO:

Por todo lo expuesto, en nombre del Rey, por la autoridad que le confiere la Constitución, esta sala ha decidido

1.º Estimar el recurso de casación interpuesto por doña Noelia contra la sentencia dictada el 9 de julio de 2014 por la Sección 5ª de la Audiencia Provincial de Cádiz en el recurso de apelación 13/2014 .

2.º Estimar en parte el recurso de apelación interpuesto por doña Noelia contra la sentencia dictada el 3 de marzo de 2013 por el Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de San Fernando en el juicio de divorcio contencioso 533/2012, acordando añadir, en el apartado 4º del fallo de dicha sentencia, que las pensiones alimenticias que en él se fijan deberán pagarse desde la fecha en que se interpuso la demanda iniciadora del proceso; pero descontando las cantidades que conste probado que, desde esa fecha hasta aquella en la que se dictó la misma sentencia, abonó don Horacio para el mantenimiento de los hijos comunes. La determinación del importe que, conforme a lo que antecede, reste a aquél por pagar queda para ejecución de sentencia.

3.º Confirmar la referida sentencia dictada en la primera instancia en todos los demás pronunciamientos de su parte dispositiva.

4.º No hacer imposición de las costas causadas por el recurso de casación, ni de las causadas por el recurso de apelación.

5.º Acordar la devolución del depósito constituido para interponer el recurso de casación.

Notifíquese esta resolución a las partes e insértese en la coleccion legislativa.
Así se acuerda y firma.


El presente texto proviene del Centro de Documentación del Poder Judicial. Su contenido se corresponde íntegramente con el del CENDOJ.