¿Qué es y en qué consiste el Divorcio exprés?

En ese artículo, y en calidad de profesionales del derecho de familia, y no sólo en eso, sino en una de las ramas mas importantes desde el punto de vista social y familiar, piedra angular de la sociedad en sentido estricto, nos hemos vistos abocados a depurar lo que jurídicamente determina el concepto ”divorcio exprés”.

La concepción del divorcio exprés, si podemos así reseñarlo, viene amparado por la modificación legislativa determinada en el año 2005, mas concretamente por la Ley 15/2005, de 8 de julio que regula la separación y el divorcio.

Para poder comprender la envergadura de esta reforma, y del concepto de divorcio como hoy lo entendemos, debemos hacer una breves reseña de índole histórico.

La figura del Divorcio, no es nueva, aunque de unos años a esta parte, desde el año 1981, consta vigente en nuestro ordenamiento jurídico; mas concretamente en la Ley 30/1981 por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil y determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad, separación y divorcio.

El término divorcio proviene del latín «divortium y divertere», lo que significa separación de lo que se encontraba unido, para tomar camino o derroteros divergentes.

A día de hoy, como ya en la antigüedad, podemos manifestar es que el divorcio, supone la disolución del vinculo matrimonial, por ello, una vez resuelto el mismo, los cónyuges toman caminos divergentes o diversos, a excepción de los que puede afectar a los hijos, para el caso, de refiriéndose al procedimiento jurídico que tiene como objetivo disolver por sentencia el matrimonio, con cese efectivo de la convivencia conyugal.

Por su parte el Código Civil regula la figura del Divorcio en los artículos 85 a 89 de dicho cuerpo legal,

Otra de las grandes transformación en el ámbito del derecho de familia, se produjo, mas recientemente, con la aprobación de la Ley 15/2005, de 8 de julio reguladora de la separación y el divorcio.

Las cuestiones a estacar, y que suponen una importante variación, respecto de la anterior norma aplicable, y se circunscribe en los siguientes aspectos:

  • Se configura el concepto de divorcio como una institución sujeta a la voluntad de los cónyuges, dado que cualquier de ellos, puede solicitarlo, sin necesidad de invocar causa legal alguna o de una previa situación de falta de convivencia.
  • El plazo para poder instar la demanda de divorcio, pasa de ser de una año, a tres meses desde que se contrajo matrimonio.
  • El principio que rige este cambio normativo, no es únicamente la evolución social, imperante en nuestra sociedad sino circunscribirse en el respeto al libre desarrollo de la personalidad que garantiza la Constitución Española en el articulo 10 apartado primero de la misma.

Por ello, en la actualidad, bastará que uno de los esposos no desee la continuación del matrimonio para que pueda demandar el divorcio, sin que el demandado pueda oponerse a la petición por motivos materiales, y sin que el Juez pueda rechazar la petición, salvo por motivos personales. 

La separación y el divorcio, que en la legislación anterior, se encontraban vinculadas la una de la otras, se determinan como dos instituciones diferentes, sin que la primera sea requisito para la obtención de ésta última. Esto es, a partir de la aprobación de esta nueva Ley, ya no es preceptivo, para instar demanda de divorcio, es hecho de estar separado legalmente. Por ello, podemos hablar de desvinculación del divorcio de la previa separación judicial.

Ademas de todo ello, se suprimen las causas, que motiven para invocar o instar la demanda de divorcio, de manera que para solicitarlo ya no es necesario invocar las causas recogidas en el antiguo artículo 82 del Código Civil, pues lo único que requiere la Ley es el cese de la «affectio maritalis» o voluntad de los cónyuges, aunque solo sea por parte de uno de ellos, de seguir conformando un matrimonio.

El planteamiento judicial de un procedimiento de divorcio, puede devenir en dos sentidos.

El divorcio de mutuo acuerdo, denominado popularmente como divorcio exprés, en el que;

  • Se determina como acto de disposición de los cónyuges.
  • El Juez de Instancia carece de la facultad de entrar a valorar la conveniencia o inconveniencia de lo divorcio acordado, pero sí podrá entrar a valorar y enjuiciar aspectos del convenio regulador presentado adjunto al escrito de demanda, a fin que se cumplan las prescripciones legales.
  • En todo momento se deberán cumplir los requisitos y aspectos determinados en la ley aplicable.

 

Debemos puntualizar, que dicho formulación de divorcio, mas consensual, por así decirlo, posee dos posibilidades a su vez, bien que se plantee por ambos cónyuges de común acuerdo, que es lo mas habitual, o bien por uno de ellos con el consentimiento del otro.

En todos y cada unos de los casos, y tal y como hemos advertido con anterioridad, deberá la demanda acompañarse de un convenio regulador, el cual deberá acomodarse a lo dispuesto en el Código Civil, y mas concretamente en los artículos 90 y 103 de dicho cuerpo legal.

El divorcio  contencioso, dicha modalidad de divorcio, se caracteriza, principalmente por no devenir los cónyuges a un acuerdo, ya sea económico, de disposición y uso de la vivienda que fuera familiar, pago y derechos de pensiones, así como disponibilidad de los hijos; esto es, determinación de custodia única o de custodia compartida.

Debemos de traer a colación, y al hilo de la cuestión que estamos tratando, la nueva redacción y contenido que dicha Ley dispone sobre el artículo 87 de Código Civil, relativa a la posibilitad de planteamiento de divorcio ante Letrado de la Administración de Justicia o Notario, y sin la intervención de órgano judicial alguno, pero siempre que se den una determinadas condiciones, las cuales se hayan reseñadas en el artículo 82 del Código Civil, esto es:

El hecho de haber transcurrido tres meses desde la celebración de matrimonio.

Procederá mediante la redacción de convenio regulador, ante el Secretario Judicial o en escritura pública ante Notario, en el que se determinarán las medidas que hayan de regular los efectos derivados de conformidad con los términos estipulados en el artículo 90 del Código Civil.

Existencia de voluntad inequívoca de separarse o divorciarse.

El otorgamiento deberá ser de modo personal, ante Letrado de la Administración de Justicia o Notario interviniente, debiendo estar asistidos por Letrado.

Debiendo igualmente otorgar su consentimiento los hijos mayores o menores emancipados por las medidas que les afecten y que convivan con ellos la separación o divorcio en los términos. Para finalizar, y a modo de conclusión, no podemos por menos que reseñar la opinión de estos profesionales en lo relativo a la figura del mal denominado “Divorcio Exprés”.

En tal sentido, debemos advertir, que, como concepto jurídico el termino “divorcio exprés”, no existe en nuestro ordenamiento jurídico; simplemente el un termino coloquial, para definir o determinar, una  figura jurídica; si bien, y como hemos reseñado en el cuerpo del presente artículo, tras la reforma llevada a acabo por la  Ley 15/2005, de 8 de julio que regula la separación y el divorcio, se ha implantado, no sólo por las necesidades sociales, sino como medio o forma de desatascar el sistema judicial; por ello, se hace participe a los cónyuges en mayor o menor medida en la regulación personal y familiar de la disolución de su matrimonio.

Además de ello, podemos advertir, que la propia Ley recorta los plazos en dos sentidos; de planteamiento, recordemos que la nueva les determina un plazo de tres meses desde la celebración del matrimonio, en lugar de una año, como determinaba la legislación anterior, de desarrollo, esto es, no siendo necesario, salvo los casos determinados y mas complejos, a los Juzgado y Tribunales, bastando en determinados casos la intervención de Letrado de la Administración de Justicia o Notario.

Para terminar, y tal y como hemos desarrollado en el presente artículo, el sistema jurídico de divorcio, implantado por la Ley reseñada, recortar plazos y en cierta medida aligera la gestión del divorcio, pero ello no supone que sea de manera ni inmediata, como reseña el termino, “exprés” 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s