La sucesión forzosa.

La sucesión puede ser de diversas clases, como expresa el artículo 658 del Código Civil;

La sucesión se defiere por la voluntad del hombre manifestada en testamento, y, a falta de éste, por disposición de la Ley. La primera se llama testamentaria, y la segunda legítima.

Podrá también deferirse en una parte por voluntad del hombre y en otra por disposición de la Ley

Esta última es la llamada sucesión mixta.

También existe la sucesión contractual, que tiene un carácter excepcional en el Derecho Común, encontrándose más arraigada en los territorios forales.

Jurídicamente, si el testador puede disponer de sus bienes en vida sin ninguna limitación, tampoco deben existir éstas a su muerte.

Moralmente, la libertad de testar robustece la autoridad paterna y la cohesión familiar. Obliga a los hijos a respetar a sus padres y éstos pueden tener en cuenta los méritos, actitudes y circunstancias de los hijos.

Económicamente, la familia colabora en la formación del patrimonio de sus miembros, por lo que, a la muerte de uno, los demás tienen derecho a participar del mismo.

SISTEMA DEL CÓDIGO CIVIL.

Nuestro Derecho histórico sufre desde un principio la influencia romana (favorecedora de la libertad de testar) y la germana (favorecedora de la sucesión forzosa).

Según el artículo 763: “El que no tuviere herederos forzosos puede disponer por testamento de todos sus bienes o de parte de ellos a favor de cualquiera persona que tenga capacidad para adquirirlos. El que tuviere herederos forzosos sólo podrá disponer de sus bienes en la forma y con las limitaciones que se establecen en la sección quinta de este capítulo”.

Por tanto, el Código Civil siguiendo la tradición del Derecho Romano, admite la coexistencia entre la libertad de testar y las legítimas, si bien introdujo ciertas novedades respecto de nuestro Derecho histórico:

1- Amplió el círculo de los herederos forzosos.

De acuerdo con el artículo 807 del Código Civil:

“Son herederos forzosos:

Los hijos y sus descendientes respecto de sus padres y ascendientes.

A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes.

El viudo o viuda en la forma y medida que establece este Código”.