FILIACION. RECONOCIMIENTO DE COMPLACENCIA TRAS EL DIVORCIO.SENTENCIA TRIBUNAL SUPREMO, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, SENTENCIA DE FECHA 15 DE JULIO DE DOS MIL DIECISEIS. PONENTE: PANTALEÓN PRIETO, ÁNGEL FERNANDO. PATERNIDAD.

SENTENCIA TRIBUNAL SUPREMO, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, SENTENCIA DE FECHA 15 DE JULIO DE 2016. PONENTE: PANTALEÓN PRIETO, ÁNGEL FERNANDO. PATERNIDAD. IMPUGNACIÓN DEL RECONOCIMIENTO DE COMPLACENCIA TRAS EL DIVORCIO: DIFERENTES PLAZOS DE CADUCIDAD EN FUNCIÓN DEL CARÁCTER MATRIMONIAL O NO MATRIMONIAL DE LA FILIACIÓN RESULTANTE.-

El TS declara que el reconocimiento de paternidad por complacencia no es nulo de pleno derecho por el mero hecho de ser de complacencia y no cabe negar su inscripción en el Registro Civil aunque el encargado disponga de datos concluyentes de que el reconocimiento no se ajusta a la verdad biológica, fijando doctrina jurisprudencial al respecto.

Asimismo, establece que cabe impugnar dicha paternidad declarada tras el reconocimiento, en base a dicho desajuste con la verdad biológica. Si esa acción prospera, el reconocimiento devendrá ineficaz. El plazo para ello, so pena de caducidad, será de un año (CC art. 136) o cuatro años (CC art. 140.2), dependiendo de si la filiación que se impugna es matrimonial o no matrimonial con posesión de estado, fijando doctrina jurisprudencial al respecto.

En relación con lo anterior, declara que la filiación es matrimonial si el reconocedor y la madre del reconocido han contraído matrimonio con posterioridad al nacimiento de éste.

En caso de que el reconocimiento se hubiera realizado con anterioridad a la celebración del referido matrimonio, la filiación es no matrimonial, a los efectos de determinar el plazo de caducidad señalado. En este último caso, cumplido el plazo de cuatro años establecido, el matrimonio entre el reconocedor y la madre del reconocido no abrirá un nuevo plazo de un año.

La pretensión del demandante, desatendida en todas las instancias, consistía en impugnar el reconocimiento de paternidad prestado respecto del hijo de la mujer con la que contrajo matrimonio, a sabiendas de no ser el padre biológico, después de divorciarse de aquélla.

Uno de los ejes nucleares del debate gira en torno a si el reconocimiento prestado en las condiciones señaladas hace de la filiación surgida matrimonial o no matrimonial, pues de ello depende el mayor o menor plazo de caducidad para el ejercicio de la acción.