Las acciones de filiación. La impugnación.

La acción de impugnación de la filiación tiene por objeto negar una filiación legalmente determinada, ya por no corresponder con la realidad, ya porque se había determinado incorrectamente.

A) Impugnación de la filiación MATRIMONIAL;

En la regulación del Código Civil, mas concretamente en los artículos 136 a 141, aparecen mezcladas dos tipos de acciones; las de impugnación “stricto sensu” y las que sólo pretenden anular el título de determinación de la filiación a través de una acción declarativa, pero no discuten si se adecúa o no a la verdadera paternidad o maternidad así, determinan los artículos 138. 1 y 141. 1 Código Civil.
Pudiendo distinguir:

1.- Impugnación de la maternidad:

El artículo 139 del Código Civil establece que; “la mujer podrá ejercitar la acción de impugnación de su maternidad justificando la suposición del parto o no ser cierta la identidad del hijo”.

Tiene gran importancia, pues impugnada con éxito la maternidad de la mujer casada decae la presunción de paternidad y la filiación matrimonial en su totalidad.

A pesar del tenor literal del Código Civil, algunos autores creen que están legitimados activamente también el marido y el hijo.

No se establece duración de la acción; La Doctrina entiende por una parte que debe aplicarse la regla general de la imprescriptibilidad, mientras que otro sector entiende, en base al principio de seguridad jurídica, que debería aplicarse por analogía los dispuesto en el artículo 140, apartado segundo, esto es 4 años desde que hijo goce de posesión de estado.

2.- Impugnación de la presunta paternidad del marido;

Se trata de impugnar la presunción del artículo 116 del Código Civil. Suele ir acompañada de la reclamación de otra filiación (art. 134).

Establece el artículo 136 del Código Civil que; “el marido podrá ejercitar la acción de impugnación de la paternidad en el plazo de un año contado desde la inscripción de la filiación en el Registro Civil. Sin embargo, el plazo no correrá mientras el marido ignore el nacimiento.

Si el marido falleciere antes de transcurrir el plazo señalado en el párrafo anterior, la acción corresponde a cada heredero por el tiempo que faltare para completar dicho plazo.
Fallecido el marido sin conocer el nacimiento, el año se contará desde que lo conozca el heredero”.

Por su parte, la Sentencia del Tribunal Constitucional de fecha 26 de Mayo de 2005, declara la inconstitucionalidad del párrafo 1º del artículo 136 en cuanto al dies a quo establecido en la norma que debe situarse el día en que el marido conoce la falsedad de su paternidad haya pasado o no el año desde la inscripción.

Respecto del hijo, establece el artículo 137 del Código Civil que; “la paternidad podrá ser impugnada por el hijo durante el año siguiente a la inscripción de la filiación. Si fuere menor o incapaz, el plazo contará desde que alcance la mayoría de edad o la plena capacidad legal.
El ejercicio de la acción, en interés del hijo que sea menor o incapacitado, corresponde, asimismo, durante el año siguiente a la inscripción de la filiación, a la madre que ostente la patria potestad o al Ministerio Fiscal. Si falta en las relaciones familiares la posesión de estado de la filiación matrimonial, la demanda podrá ser interpuesta en cualquier tiempo por el hijo o sus herederos“.

3.- Impugnación de la paternidad de los hijos concebidos fuera del matrimonio;

A ella se refiere el artículo 138 del Código Civil cuando dice que “los reconocimientos que determinen conforme a la ley una filiación matrimonial podrán ser impugnados por vicio del consentimiento conforme a lo dispuesto en el artículo 141. La impugnación de la paternidad por otras causas se atendrá a las normas contenidas en esta sección“.

B) Impugnación de la filiación NO MATRIMONIAL;

Son impugnables todas las filiaciones extra-matrimoniales legalmente determinadas, a excepción de las declaradas judicialmente.

La razón es, como hemos venido exponiendo a lo largo de este tema, al legislador le es preferible la subsistencia de un posible error judicial a la inseguridad jurídica de una ilimitada atacabilidad de las sentencias firmes.

A ella se refiere el artículo 140 del Código Civil al decir que; “cuando falte en las relaciones familiares la posesión de estado, la filiación paterna o materna podrá ser impugnada por aquéllos a quienes perjudique.

Cuando exista posesión de estado, la acción de impugnación corresponderá a quien aparece como hijo o progenitor y a quienes por filiación puedan resultar afectados en su calidad de herederos forzosos.

La acción caducará pasados cuatro años desde que el hijo, una vez inscrita la filiación, goce de la posesión de estado correspondiente.

Los hijos tendrán en todo caso acción durante un año después de haber llegado a la plena capacidad”.
También existe la impugnación del reconocimiento por vicios del consentimiento
establecida en el artículo 141 del Código Civil. Y es que siendo el reconocimiento – estudiado en el tema anterior- una declaración de ciencia y una decisión de voluntad, sólo se le da eficacia en tanto esté limpiamente formada y libremente emitida.

Dice ese artículo que; “la acción de impugnación del reconocimiento realizado mediante error, violencia o intimidación corresponde a quien lo hubiere otorgado. La acción caducará al año del reconocimiento o desde que cesó el vicio del consentimiento, y podrá ser ejercitada o continuada por los herederos de aquél, si hubiere fallecido antes de transcurrir el año“.

Se trata de una acción que pretende exclusivamente dejar sin efecto el reconocimiento como título de determinación de la filiación; no entra a juzgar acerca de su adecuación a la realidad biológica, para lo que existe la acción específica del artículo 140 del Código Civil.

Es posible que se deje sin efecto el reconocimiento y mediante reconvención se demuestre la paternidad biológica, pero en ese caso la filiación ya no quedaría determinada en virtud de reconocimiento, en virtud de lo dispuesto en el artículo 120, apartado primero del Código Civil, sino en virtud de sentencia judicial, en base a lo dispuesto en el artículo 120 apartado segundo, del mismo cuerpo legal.

Debemos llamar la atención, y destacar en el presnete tema, la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 29 de Octubre de 2008, en la que se estudia un interesante caso: un reconocimiento hecho por el marido que no se corresponde con la realidad biológica.

El marido reconoce a un hijo anterior de su mujer.

Luego fallece y los padres del marido impugnan el reconocimiento hecho por éste.

El Tribunal Supremo admite la validez de la impugnación de esta filiación, al no corresponderse con la verdad biológica, a pesar del reconocimiento del marido.

Entiende que conforme a lo dispuesto en el artículo 140 del Código Civil, cabe impugnar la filiación dentro de los plazos previstos en dicho precepto.

Afirma, por ello, que el reconocimiento no invalida el ejercicio de la acción del artículo 140

EFECTOS DE LAS ACCIONES DE RECLAMACIÓN-

IMPUGNACIÓN de la filiación, el Código Civil omite una regulación expresa.

En todo caso para las acciones de reclamación cabe estar como norma general a los efectos retroactivos de su determinación con arreglo al imperio del artículo 112 del Código Civil.

Para las acciones de impugnación, la sentencia que declara la inexistencia produce la destrucción del parentesco que deja de producir efectos ex nunc para lo sucesivo pero al mismo tiempo produce ex tunc la desaparición del parentesco no sólo entre el progenitor y el hijo sino también entre cualquiera de ellos con los parientes del otro y otros efectos como reintegración de prestaciones hechas por razón de la filiación aparente, extinción de deudas ( alimentos debidos y na pagados) o ejercicio de la “actio petitio hereditatis” frente al heredero aparente.