NULIDAD, SEPARACIÓN Y DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO: SUS CAUSAS Y EFECTOS

C) DISOLUCIÓN O DIVORCIO.-

Regulado en los artículos 85 a 89 del Código Civil.

El matrimonio se disuelve, sea cual fuere la forma y el tiempo de su celebración, por la muerte o la declaración de fallecimiento de uno de los cónyuges y por el divorcio.

Centrándonos ahora en el divorcio, y tras la reforma operada por la Ley 8 Julio 2005:

Se decretará judicialmente el divorcio, cualquiera que sea la forma de celebración del matrimonio, a petición de uno solo de los cónyuges, de ambos o de uno con el consentimiento del otro, cuando concurran los requisitos y circunstancias exigidos en el artículo 81.

El artículo 87, que regulaba el cese efectivo de la convivencia conyugal, ha quedado vacío de contenido.

La acción de divorcio se extingue por la muerte de cualquiera de los cónyuges y por su reconciliación, que deberá ser expresa cuando se produzca después de interpuesta la demanda.

La reconciliación posterior al divorcio no produce efectos legales, si bien los divorciados podrán contraer entre sí nuevo matrimonio.

La disolución del matrimonio por divorcio sólo podrá tener lugar por sentencia que así lo declare y producirá efectos a partir de su firmeza. No perjudicará a terceros de buena fe sino a partir de su inscripción en el Registro Civil.

Entre los cónyuges y en la esfera personal, el divorcio produce la disolución del vínculo matrimonial aunque sin carácter retroactivo, por lo que subsistirán los efectos ya producidos.

Por otra parte, cesan los deberes recíprocos que nacen del matrimonio si bien subsiste, en cierto modo, el deber de mutuo socorro a través de la pensión, que trata de evitar el desequilibrio económico entre los cónyuges.

En la esfera patrimonial, el divorcio da lugar a la disolución del régimen económico matrimonial, conforme al artículo 95 apartado primero del Código Civil.

Además, el cónyuge divorciado no tiene derecho a legítima ni a la sucesión ab intestato de su consorte, con arreglo a lo dispuesto en los artículos 945 y 834 del Código Civil.

Por último, y en cuanto a los efectos que el divorcio produce respecto a terceros, conviene tener presente lo dispuesto en el ya citado artículo 89.2 del Código Civil. que señala que “la sentencia de divorcio no perjudicará a terceros de buena fe sino a partir de su inscripción en el Registro Civil.”.