NULIDAD, SEPARACIÓN Y DISOLUCIÓN DEL MATRIMONIO: SUS CAUSAS Y EFECTOS

B) SEPARACIÓN.-

La separación se encuentra regulada en los artículos 81 a 84 del Código Civil.

Tras la reforma operada por la Ley 8 Julio 2005, la separación y el divorcio se configuran como dos opciones independientes y se pueden solicitar sin necesidad de causa, de tal manera que basta con que uno de los cónyuges no desee la continuación de su matrimonio para que pueda solicitar la separación o el divorcio, sin que el otro pueda oponerse por motivos materiales y sin que el Juez pueda rechazar su petición, salvo por motivos personales.

Así, el artículo ha quedado redactado en los siguientes términos:

” Se decretará judicialmente la separación, cualquiera que sea la forma de celebración del matrimonio:

1.- A petición de ambos cónyuges, o de uno de ellos con el consentimiento del otro, una vez transcurridos 3 meses desde la celebración del matrimonio. A la demanda se acompañará una propuesta de convenio regulador redactada conforme al artículo 90 de este Código.

2.- A petición de uno solo de los cónyuges, una vez transcurridos 3 meses desde la celebración del matrimonio. No será necesario el transcurso de este plazo para la interposición de la demanda cuando se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

A la demanda se acompañará propuesta fundada de las medidas que hayan de regular los efectos derivados de la separación”.

El artículo 82 del mismo cuerpo legal, que regulaba el elenco de causas legales en que debía fundarse la solicitud de separación, ha quedado –como hemos señalado- vacío de contenido.

La sentencia de separación produce la suspensión de la vida en común de los casados y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.

La reconciliación entre los cónyuges, pone término al procedimiento de separación, y deja sin efecto ulterior lo en él resuelto, pero ambos cónyuges separadamente deberán ponerlo en conocimiento del juez que entienda o haya entendido en el litigio.

Ello no obstante, mediante resolución judicial, serán mantenidas o modificadas las medidas adoptadas en relación a los hijos, cuando exista causa que lo justifique.

Además, hay que tener en cuenta que, según el artículo 1443, “la separación de bienes decretada no se alterará por la reconciliación de los cónyuges en caso de separación personal o por la desaparición de cualquiera de las demás causas que la hubiesen motivado”.

Ahora bien, los cónyuges podrán acordar en capitulaciones el mismo régimen económico anterior u otro distinto, en base a lo dispuesto en el artículo 1444 del Código Civil.

Tanto la sentencia de separación como la reconciliación de los cónyuges deben ser objeto de inscripción en el Registro Civil, al margen de la inscripción de matrimonio.