EL CONSENTIMIENTO OTORGADO BAJO CONDICIÓN.-

EL CONSENTIMIENTO BAJO CONDICIÓN.

El consentimiento bajo condición, tiene lugar cuando uno de los contrayentes subordina el matrimonio al cumplimiento o verificación de un hecho determinado.

La condición puede revestir  la consideración de sentido propio o sentido impropio.

Estaremos en el primero de los supuestos cuando se hace depender el consentimiento  de un hecho o acontecimiento futuro e incierto; en tanto que para que se produzca el segundo hace falta que la condición será de futuro cierto, del que se hace depender el consentimiento matrimonial; y el hecho pasado o presente pero desconocido por el sujeto, del que se hace depender subjetivamente la eficacia del acto.

La condición ha de distinguirse de otras figuras accidentales del negocio jurídico, cuales son:

  • el modo;
  • la causa;
  • la demostración
  • el término
  • el postulado o prerrequisito.

1.- El modo.- Consiste en la intención de asumir  o imponer una determinada obligación o carga que se ha de cumplir una vez celebrado el matrimonio. Es de advertir que el modo en sí no afecta a la validez de consentimiento, salvo que se excluyan  de  forma positiva los elementos esenciales del matrimonio.

2.- La causa.- En sentido objetivo que impulsa a contraer matrimonio, que precede al consentimiento matrimonial, no afecta en principio al consentimiento matrimonial, como ocurre con la condición. El incumplimiento de la causa no origina la nulidad del matrimonio salvo en casos excepcionales. 

3.- La demostración.- Es, simplemente, la mención de una cualidad  genérica que se estima poseída por el otro contrayente; es irrelevante para la validez del consentimiento.

4.- El término.- Consiste en la intención explícita de limitar cronológicamente la validez del consentimiento, en el sentido de aplazar el establecimiento de la vida en común o bien en el sentido de señalar la validez de los efectos.

Lo lógico es que habrá de calificar de nulo tales matrimonios,  sobre todo en el segundo de los casos, por la simple razón de que se excluye la perpetuidad.

El postulado o prerrequisito.-  Este supone una exigencia del sujeto en orden al propósito de contraer matrimonio, o a  las deliberaciones previas  a la celebración del mismo. Si las deliberaciones previas afectasen a la emisión del consentimiento, lo mas probable es que el matrimonio fuese declarado nulo.

 

Requisitos.-

 

1.- Es preciso que la condición haya sido puesta y no revocada.

2.- Se exige un acto positivo de voluntad de manera que se trate de vincular la expresión del con sentimiento al cumplimiento o no del evento .

3.- Es necesario que la condición no haya sido revocada antes o en e instante de la prestación del consentimiento.

 

El Código vigente ha reducido la voluntad condicional, reduciendo su tratamiento jurídico a dos premisas fundamentales:

a.- La invalidez del matrimonio contraído bajo condición de futuro.

b.- La admisión de la condición impropia; es decir, la que versa sobre un hecho presente o pasado 

    

 CONDICION DE FUTURO.- 

 

 El Código mantiene la improcedencia de la condición de futuro cuando mantiene que “No puede contraerse válidamente matrimonio bajo condición de futuro. “ 

Con tal rotundidad se ha eliminado la posibilidad de de revocación  del consentimiento, con lo que se daba lugar, con anterioridad, a un consentimiento revocable.

La revocación del consentimiento y el hecho de  la posible consumación carnal, planteaba infi

nitos problemas como serían el alcance revocador de la condición.  Por ello, incluso se he planteado el caso de su hipotética dispensa. Incluso se ha llegado a plantear en hecho de que no estamos en presencia de un verdadero consentimiento matrimonial.

  

CONDICIONES DE PASADO Y DE PRESENTE.- 

 

Son condiciones con un sentido impropio puesto que el consentimiento prestados ya existe cuando se presta el consentimiento, si bien los cónyuges desconocen esta realidad objetiva.

Lo característico de estas condiciones impropias es la incertidumbre de la persona afectada por la misma, y cuya incertidumbre  es lo que explica el consentimiento condicionado, puesto que, de lo contrario, la persona consentiría , o dejaría de consentir, sin condición alguna. Por ejemplo, “contraigo matrimonio si has alcanzado el grado de licenciado”;  “si has sido nombrado heredero”; etc.

 

La condición de cualidad.-

 

La situación mas frecuente se concreta en el hecho de poseer o carecer de una cualidad positiva o negativa en la comparte ( “si eres fértil”;  “si no padeces de una enfermedad hereditaria”).

 

La jurisprudencia ha ido resolviendo distintas cuestiones o aspectos que pueden plantearse en relación con  la condición de cualidad:

a.- Ha de tenerse en cuenta la importancia de la cualidad, y al mismo tiempo deberá ser estudiada la edad, personalidad, ambiente, en relación  con la persona que  impone la condición.

b.- Existen varias tendencias en relación con el tema:

1.-La tendencia mas rigurosa hace referencia a la existencia de la duda, hasta llegar a la conclusión de que “sin la existencia de la duda, no puede concebirse la condición”.  

2.- En caso de que imponga la condición, no debe exigirse con carácter absoluto; pues la persona puede estar psicológicamente obsesionada con el cumplimiento de la condición impuesta.

3.- La certeza de la duda adquirida con posterioridad, no  conlleva la revocación de la condición.

c.- Percepción de la nulidad del matrimonio. Quien en la prestación del consentimiento se encuentra fuertemente motivado por la condición, elabora su estado mental en los siguientes términos “Si se da la condición, presto mi consentimiento; si no se da, no presto mi consentimiento”.

Mas ha de tenerse en cuenta que la jurisprudencia ha venido manteniendo que “es compatible la condición con la ignorancia de la nulidad del matrimonio”, toda vez   que, la persona, al poner una condición es inducida por un deseo de felicidad, y no la invalidez de su unión conyugal