FAMILIA. EL DERECHO DE FAMILIA Y SUS CARACTERISTICAS

LA FAMILIA. EL DERECHO DE FAMILIA Y SUS CARACTERES

Concepto de familia.-

Estimo, que previo a introducirnos en el ámbito del Derecho de Familia, deberíamos determinar y apreciar el ámbito del la misma.

La primera de las características que conforman el concepto de familia, es el concepto de comunidad, en dicha comunidad inicialmente está constituida por los padres o progenitores, evolucionando o no hacia procreación de hijos, descendientes o prole, y en la misma pueden participar otras personas unidas por lazos, bien por el vínculo por el afecto, la sangre o la Ley, así el vínculo puede venir configurado por una relación legal, como ocurre en el matrimonio, la adopción,

A mi modo de ver, y por y experiencia a la hora de explicar a mis clientes, los aspectos básicos de la familia, se lo hago ver cómo dos círculos concéntricos, el inicial se constituye por el formado por los cónyuges o la pareja, dependiendo si han contraído matrimonio (canónico o civil), se han constituido como pareja de hecho, y otro compuesto por los progenitores y los hijos.

Así podemos advertir diversos aspectos o sentidos de lo que es la familia;

Primeramente en un sentido restringido, comprende, de las personas del grupo anterior, sólo a las que vivan bajo un mismo techo.

En segundo lugar, en un sentido amplio, incluye todas las personas unidas por vínculo de matrimonio o parentesco.

Por último, en el sentido más estricto, la familia comprende sólo a los progenitores y a su descendencia. Así se tiene en cuenta para la sucesión forzosa.

El término familia procede del latín famīIia, “grupo de siervos y esclavos patrimonio del jefe de la gens”, a su vez derivado de famŭlus, “siervo, esclavo”. El término abrió su campo semántico para incluir también a la esposa e hijos del pater familias, a quien legalmente pertenecían, hasta que acabó reemplazando a gens.

Ambos son importantes, poseen sus elementos, y son únicos y necesarios en su propia esencia, pero suelo insistir en que el ámbito de uno de los círculos o ámbitos no debe interferir en el espacio del otro. Creo que lo deberé expresar mejor, así la pareja o el matrimonio, deben tener su espacio, así los cónyuges deberán, para la buena dirección del mismo, su propio espacio y tiempo, dedicarse tiempo, el uno al otro y conjuntamente: por su parte, el otro circulo concéntrico constituye el ámbito familiar, y de los hijos, el cual tampoco deberá interferir en el ámbito del matrimonio.

Ciertamente al lector le resultará ilógico de dicha idea, pero entiendo que para la práctica, no solo en el ámbito de las crisis matrimoniales, sino para el buen desarrollo de la unidad familiar, cada una de ellas debe de encontrar su propio espacio.

El derecho de familia, es analizado, por ALBALADEJO, como “el grupo de personas compuesto por quienes están unidos en matrimonio y los hijos que se hallan bajo su potestad, o estando emancipados, no han abandonado el domicilio familiar. Cada progenitor, además de formar familia con el otro, sigue perteneciendo a aquella de la que procede. Por ello, queda probado, que por familia se entiende no solamente el grupo matrimonial mas lo hijos majo potestad, sino también el grupo de personas ligadas por vínculos de parentesco matrimonial de sangre. Por otro lado, la familia de cada uno de los esposos pasa a ser familia política del otro, y en tal sentido este entra a formar parte de ésta”.

Ante nuestro gran maestro y jurista, poco debemos añadir, quedando determinado el sentido más amplio del ámbito de la familia.

En tal sentido, y como hemos podido apreciar en los últimos tiempos, ciertamente podemos afirmar que la familia, mas bien el concepto de familia se ve afectado por diversos conceptos de carácter evolutivo. El devenir social, nos ha llevado a varias el concepto tradicional de familia, al menos en el derecho civil, así podemos encontrar, además de la tradicional familia compuesta por los padres y los hijos, a día de hoy nos encontramos con elencos de familias, que se constituyen nuevas familias, o bien por que u n de os progenitores, esto es el padre o la madre contraen nuevas nupcias, o uniones de hecho, creando nuevas vidas, añadiendo a estas nuevos miembros, como pueden ser hermanastros: También nos encontramos con incrementos de familia en los que a la nueva unión, se unen hijos tanto de la nueva pareja, conviviendo en tal sentido, como unidad familiar, los hijos de él y los hijos de ella.

La evolución sufrida en las relaciones humanas e interpersonales, de la actualidad nos lleva a constituirse familias, constituidas por un solo progenitor, ya sea hombre o mujer y a la descendencia de éste. No debemos pasar por alto las familias constituidas de por homosexuales, siendo únicamente uno o pareja, con hijos

Derecho de familia.-

Por su parte, otro de nuestros grandes juristas LACRUZ, define en concepto, de forma escueta, como “el que regula las situaciones de cónyuge y pariente en cuanto a tales”.

Para determinar dicho término debemos de partir de dos grandes conceptos como el de familia, el cual hemos analizado anteriormente, y el de Derecho, como conjunto de normas reguladoras. Por ello, podemos mantener que el derecho de familia supone el conjunto de normas que regulan las relaciones familiares, desde el ámbito jurídico, en todos sus aspectos, desde los personales, como los patrimoniales, como los sucesorios.

Así podemos advertir diversos ámbitos regulados por dicho derecho de familia. Primeramente y como base o fundamento:

  • La regulación del matrimonio, como elementos primario.
  • La filiación, como elemento secundario, y derivado del anterior.

De las anteriores se derivan:

  • Las relaciones de parentesco en sentido amplio, y
  • Las instituciones complementarias o subsidiarias de la familia, es decir, la tutela y la curatela.

Pero esta regulación en este ámbito del Derecho de Familia, no se limita a estos aspectos personales, sino que abarcan:

  • Las relaciones patrimoniales que, con carácter inseparable, se derivan de las anteriores.
  • Las relaciones sucesorias.

Desde el punto de vista histórico, podemos manifestar que la regulación del Derecho de Familia correspondió en al siglo XIX a las codificaciones civiles. Y sólo entrado el siglo xx la protección de la familia se recoge en las Constituciones, sobre todo a partir de la Constitución de Weimar en 1919, pero no nos vamos a demorar más en éste sentido.

Según el artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, familiaes el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”.

Nuestra Carta Magna, esto es La Constitución Española de 1978, establece que en su artículo 39, que:

“1.Los poderes públicos asegurarán la protección social, económica y jurídica de la familia.
2. Los poderes públicos asegurarán, asimismo, la protección integral de los hijos, iguales ante la ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad.
3. Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda.
4. Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos.”

En lo que se refiere a la ubicación del Derecho de Familia en las distintas ramas del ordenamiento jurídico, tradicionalmente se ha considerado integrado en el Derecho civil, mas concretamente en nuestro Código Civil, y por tanto como algo que forma parte del Derecho Privado, y todo ello por varias consideraciones:

1.- Consideración de que la familia, como hemos advertido con anterioridad, no es una persona jurídica, sino un organismo, en el que se producen vínculos de carácter orgánico, cuya característica básica es la interdependencia entre los individuos y su dependencia de un fin superior y común.

2.- Del análisis de la relación jurídica familiar. La estructura interna de la familia emana hacia la existencia de un interés familiar, que no es un interés individual, sino un interés superior inserto en una relación de carácter orgánico.

Y por último, es clara la injerencia del Estado en el ámbito familiar, lo que pone de manifiesto la existencia de un interés público y un orden público familiar, aproxima la familia a los entes públicos y justifica las limitaciones que sufre la libertad individual

CARACTERES DEL DERECHO DE FAMILIA.-

El Derecho de Familia es una rama del Derecho Privado y, por tanto, del Derecho Civil, que presenta unas características propias y definidas que, si bien no permiten adscribirlo al Derecho Público, ya que como veremos, si interviene en el ámbito familiar, ni separarlo del Privado, hacen que posea una especial fisonomía.

Como notas características podemos destacar las siguientes:

1.- Posee un marcado carácter o contenido ético. Influyendo en el mismo, en el campo jurídico influyen como en éste la religión y la moral, hasta el punto de que el Derecho se apropia muchas veces de preceptos éticos para convertirlos en preceptos jurídicos.

2.- Existencia de factores de carácter público, en la medida en que las reglas básicas sobre las que la familia se organiza se encuentran recogidas en el texto constitucional, esto es reguladas y amparadas por el estado, pudiendo hablarse de un “orden público familiar”.

3.- Existencia de una estrecha conexión de las instituciones jurídico-familiares y el estado civil de las personas, dado que éste último marca la condición de la persona, por las características y condiciones de la mima, es claro que el puesto ocupado dentro de la familia puede ser determinante de algunos estados civiles.

4.- Las finalidades fundamentalmente tuitivas que se asignan a la familia transcienden de los intereses estrictamente individuales, como hemos advertido con anterioridad, de modo que su cumplimiento no puede dejarse al arbitrio individual o de alguno o alguno de los individuos que constituyen dicha unidad familiar.