“Abuso de derecho”.

El término “Abuso de Derecho“, se define como aquellas actuación de apariencia correcta que, no obstante, representa en realidad una extralimitación a la que la ley no concede protección alguna, generando efectos negativos, al resultar patente la circunstancia subjetiva de ausencia de finalidad seria y legítima, así como la objetiva de exceso en el ejercicio del derecho. Tiene carácter extraordinario, pues solo cabe hacer uso de ella en los casos patentes y manifiestos, y es de alcance restrictivo.

Está regulado en el artículo 7 del Código Civil.

Sólo puede acudirse a la doctrina del abuso del derecho, como remedio extraordinario, en casos patentes y manifiestos, tal y como establece y determina el Tribunal Supremo.

El abuso del derecho ha de quedar claramente manifestado y probado, tanto por la convergencia de circunstancias subjetivas e intencionales de perjudicar o de falta de interés serio y legítimo, como de datos objetivos de producción de un perjuicio injustificado.

Para poder determinar y calificar de tal manera una acción, deberá existir en la misma, los siguientes aspectos o condiciones;

  • Producción de una lesión en el patrimonio.
  • Existencia de una actitud meramente pasiva de quien lo sufre.
  • Intención de dañar de quien lo causa.
  • La falta de interés legítimo.
  • Presencia de una mala fe, o el ejercicio antisocial del derecho.

Por La ello, será necesaria que, el propósito o la intencionalidad en la efectividad de un derecho, sea sólo causar un daño a otro interés legítimo y que no resulte provecho para quien lo ejercite, determina que no pueda apreciarse en los casos en que el derecho ejercitado está garantizado por preceptos legales, ni tampoco respecto de quien acude al remedio jurídico previsto y pactado.

Por su parte la doctrina jurisprudencial exige para su apreciación como elementos esenciales:

a) el uso de un derecho objetivo y externamente legal;

b) daño a un interés no protegido por una específica prerrogativa jurídica, y

c) la inmoralidad o carácter antisocial de ese daño, manifestada en forma subjetiva, esto es, con la total intención de dañar, o en forma objetiva (ejercicio anormal del derecho, de modo contrario a los fines económico-sociales del mismo. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s