“Convenio regulador”

Podemos definir y concretar el “convenio regulador” como aquel negocio jurídico que contiene los acuerdos y pactos alcanzados por los cónyuges sobre las consecuencias o efectos y criterios a seguir para regular las relaciones posteriores a la separación o el divorcio.

Éste documento; podemos decir de naturaleza contractual, debe ser presentado ante el órgano judicial para su aprobación, y adjunto a la demanda de separación o de divorcio, promovida de mutuo acuerdo o por uno de los cónyuges con el consentimiento del otro.

La naturaleza contractual a la que nos hemos referido en párrafo anterior, es consustancial a la propia naturaleza del mismo, sin que la aprobación por parte del órgano judicial, pueda modificarla o alterarla en oso alguno.


Dicho Documento, habrá de cumplir los requisitos determinados en el artículo 90 del Código Civil.

Deberá disponer al respecto de:

1) Determinación del progenitor bajo cuyo cuidado hayan de quedar los menores sometidos a la patria potestad de ambos, pudiendo pactar un régimen de guarda compartido.

2) Ejercicio de la patria potestad, pudiendo acordar que sea ejercida total o parcialmente por uno de los cónyuges.

3) Régimen de visitas, comunicación y estancia de los menores o incapacitados con el progenitor con quien no convivan habitualmente.

4) Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos.

b) Atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar. Cabe una atribución temporal del uso de la vivienda familiar.


c) Contribución a las cargas del matrimonio y alimentos de los hijos, así como sus bases de actualización y, en su caso, garantías.


d) Existiendo acuerdo, liquidación del régimen económico matrimonial.


e) Pensión compensatoria a favor del cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento de su situación anterior en el matrimonio.


Los acuerdos serán aprobados por el juez, salvo si son dañosos para los hijos o gravemente perjudiciales para uno de los cónyuges.

La denegación de los acuerdos habrá de hacerse mediante resolución motivada y, en este caso, los cónyuges deben someter a la consideración del juez, nueva propuesta, en su caso.


Las medidas podrán ser modificadas judicialmente o por nuevo convenio aprobado por el Juez, cuando así lo aconsejen las nuevas necesidades de los hijos o el cambio de las circunstancias de los cónyuges.

Los hijos mayores o menores emancipados deberán otorgar el consentimiento ante el Secretario judicial o Notario respecto de las medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s