principio “iura novit curia”.

Se trata de un principio desconocido en el derecho romano, ya que su origen es medieval.

Este principio se fundamenta en el hecho, por el cual las partes debían citar al juez las ius o legem o normas en las que basaban su derecho, aunque atemperada por el aforismo latino da mihi factum, dabo tibi ius; lo que supone “dame el hecho y daré el derecho

Por tanto el Tribunal o Juzgador conoce o debe conocer el Derecho

Por tanto, el aforismo o término que fundamenta el principio, presupone la facultad que tienen los tribunales para, conociendo el Derecho, aplicarlo a la solución del caso, si bien esta cuestión debe extraerse de los hechos alegados y probados,`por cada una de las partes; debiendo, en todo caso guardar la necesaria armonía con la pretensión deducida, con el petitum y la causa petendi.

Por ello, y en base al mismo, a día de hoy, los Jueces y Tribunales podrán aplicar normas distintas de las invocadas por los litigantes; para resolver pleitos, causas y procedimientos; que estime procedentes, así como a modificar el fundamento jurídico en que se basan las pretensiones de las partes, siempre y cuando la decisión sea acorde con la cuestiones de hecho y de derecho que los litigantes hayan sometido al conocimiento del órgano jurisdiccional sin alterar la causa de pedir esgrimida en el proceso, ni transformar el problema en otro distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s