Extinción de pensión alimenticia. efecto retroactivo.

La presente resolución, se circunscribe en un procedimiento en el ámbito de Derecho de Familia; por el que, por medio del Procedimiento de Modificación de Medidas, instada por el que fuera marido, y padre de los hijos habidos en común:

En el cuerpo de a demanda de fundamenta dicho procedimiento; se solicita expresamente la extinción de la pensión alimenticia prevista en el artículo 93 el Código Civil; respecto de su apartado segundo, por los motivos que se expondrán y desarrollaran en el presente post, con efecto retroactivo.

Juzgado de primera Instancia numero 3 de de Murcia.

Demanda

El que fuera esposo y padre de los hijos habidos en común, insta en el año 2015, demanda de modificación de medidas, contra la que fuera esposa, y madre de los menores, respecto de las determinada y acordadas en virtud de sentencia recaída en procedimiento de Divorcio en el año 2000. Esto es, 15 años ante o después, como se desee ver.

El suplico de la demanda, expresamente solicita;

  • Dejar sin efecto la obligación de don Eulogio de abonar a doña Virginia una pensión de alimentos que contribuye a los alimentos de los hijos comunes, al estar ambos trabajando en las fuerzas armadas y ser independientes económicamente
  • Retroactividad de la solicitud; al momento en que se produjo su independencia económica, alegando abuso de derecho y enriquecimiento injusto
  • La eliminación del embargo judicial de manera inmediata que tiene el padre de los hijos por la pensión de alimentos..

La demandada, procede a contestar, en los siguientes términos, solicitando a la Instaancia que:

  • Declare la vigencia y obligatoriedad de la pensión por alimentos a percibir por los dos hijos del actor.
  • Determinación de la misma cuantía y forma en que venía obligado hasta ahora y en la cuantía actualizada conforme IPC

El Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de Murcia dictó sentencia marzo de 2017, disponiendo :

  • Estimar íntegramente la demanda presentada por don Eulogio contra doña Virginia.
  • Modificar las medidas definitivas, exisitentes entre las partes en el sentido de:
    • Declarar extinguidas las pensiones de alimentos establecidas a favor de sus hijos,
    • Con efectos desde el 6 de junio de 2011 respecto de la de Hernan y desde el 3 de mayo de 2014 respecto de Indalecio .

Audiencia Provincial de Murcia Sección 4º

Recurso Apelación

La que fuera esposa, no considerando acorde a derecho las resolución de Instancia, procede a interponer recurso de apelación, recayendo en la Sección 4º de la Audiencia Provincial de Murcia, que dictó sentencia abril de 2018 con la siguiente parte dispositiva:

  • Estimando en parte el recurso de apelación interpuesto por doña Virginia , contra la sentencia de 20 de marzo de 2017 dictada por el Juzgado de Primera Instancia n.º 3 de familia de Murcia.
  • Revocación de dicha resolución en el extremo relativo a los efectos de la extinción de la pensión alimenticia de los hijos, que será la de presentación de la demanda, esto es 20 de julio de 2015.

Tribunal Supremo Sala Primera de lo Civil .

Recurso de Casación

Contrariada por la resolución de esta segunda Instancia, dictada por la Audiencia Provincial de Murcia, interpuso, Doña Virginia, Recurso de Casación, al amparo del articulo 477 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su apartado 3 con base en los siguientes aspectos:

  • Infracción y vulneración de lo dispuesto en los artículo 106 y 148 del Código Civil.
  • Infracción y vulneración de lo dispuesto en el artículo 774 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en su apartado 5; en relación con la extensión de los efectos temporales retroactivos de la extinción de una pensión de alimentos.
  • Adopción de un criterio dispar y contrario, al sostenido en las sentencias del Tribunal Supremo, sala primera, de lo Civil, sentencia 3021/2017 de 20 de julio 2017, rec. 2540/2016 y sentencia 680/2014 de 18 de noviembre 2014, rec. 1695/2013 , entre otras muchas.
  • Errónea aplicación del artículo 148 y obviando los artículos 106 del código Civil y 774.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y Jurisprudencia relacionada, que la extinción de la pensión de alimentos debe retrotraer sus efectos a la fecha de interposición de demanda, cuando es consolida la doctrina del Tribunal Supremo en relación a que los pronunciamientos relativos a modificación de medidas serán eficaces desde que se dicta la sentencia, momento en que sustituye a las dictadas anteriormente, no desplegando en absoluto efectos retroactivos.

SENTENCIA

FUNDAMENTOS JURIDICOS

Es doctrina reiterada de esta sala que;

“Cada resolución desplegará su eficacia desde la fecha en que se dicte y será solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de la interposición de la demanda, porque hasta esa fecha no estaba determinada la obligación, y las restantes resoluciones serán eficaces desde que se dicten, momento en que sustituyen a las citadas anteriormente

Dicha doctrina se asienta en que;

  • De una parte, el artículo 106 del Código Civil establece; Los efectos y medidas previstas en este capítulo terminan en todo caso cuando sean sustituidos por los de la sentencia o se ponga fin al procedimiento de otro modo”, y de otra.
  • De otra, artículo 774.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil dispone que; Los recursos que conforme a la Ley se interpongan contra la sentencia no suspenderán la eficacia de las medidas que se hubieran adoptado en ésta”,

Estas razones, llevan a la Sala a entender que cada resolución habrá de desplegar su eficacia desde la fecha en que se dicte, siendo solo la primera resolución que fije la pensión de alimentos la que podrá imponer el pago desde la fecha de interposición de demanda (porque hasta esa fecha no estaba determinada la obligación), no así las restantes resoluciones que modifiquen su cuantía (sea al alza o a la baja), las cuales solo serán eficaces desde que se dicten, momento en que sustituyen a las dictadas anteriormente.

Es también reiterada doctrina, desde la vieja sentencia de 18 de abril de 1913 , que los alimentos no tienen efectos retroactivos, “de suerte que no puede obligarse a devolver, ni en parte, las pensiones percibidas, por supuesto consumidas en necesidades perentorias de la vida“.

En la presente causa, se han de tener en consideración dos datos:

  • La legitimación de la recurrente para percibir los alimentos destinados a cubrir las necesidades de sus hijos mayores de edad, la tiene al amparo del artículo 93.2 del Código Civil .
  • El actor formule demanda contra ella, y no contra los hijos, para la modificación de la medida alimenticia, en orden a su extinción.
  • Que ambos hijos, según contra como hecho probado, adquirieron independencia económica, e incluso residencia independiente, en las fechas que fijan ambas sentencias de la instancia, que no entran a valorar posibles avatares posteriores, salvo para calificarlos de voluntarios.

De ahí, que se declara la extinción de las pensiones, pronunciamiento que ha devenido firme.

A partir de tal dato fáctico resulta de sumo interés traer a colación la sentencia número 156/2017, de 7 de marzo, para entender la legitimación de la recurrente para ser perceptora de la pensión alimenticia, aunque destinada a contribuir a las necesidades de tal naturaleza de sus hijos mayores de edad.

Dicha resolución, determina que;

  • La ley 11/1990, de 15 octubre, añadió el párrafo segundo del artículo 93 del Código Civil, incorporando que se permitiese fijar los alimentos de los hijos mayores de edad en la propia sentencia que resuelve el proceso de nulidad, separación o divorcio.
  • En concreto, establece que “si convivieran en el domicilio familiar hijos mayores de edad o emancipados que carecieran de ingresos propios, el juez, en la misma resolución, fijará los alimentos que sean debidos conforme a los artículos 142 y siguientes de este Código .”.

La doctrina ofreció varias razones para justificar esta previsión normativa;

  • Por economía procesal, para evitar otro proceso, este de alimentos a instancia de los hijos.
  • Para evitar que éstos tuvieran que enfrentarse con los padres o con alguno de ellos.

En cualquier caso daba respuesta a una necesidad social acuciante, que era proteger al hijo que, aún siendo mayor de edad, no era independiente económicamente y habría de convivir con alguno de sus progenitores.

Respecto de la legitimación del progenitor que reclama alimentos en el proceso matrimonial a favor del hijo que convive con él.

Se ha cuestionado si se trata de una legitimación directa o indirecta, y si fuese esta última si es legitimación por sustitución o legitimación representativa.

Asimismo han existido corrientes doctrinales y jurisprudenciales que han buscado justificación a la legitimación.

Destacan las que la basan en las cargas de matrimonio o las que creen que existe un derecho de reembolso del progenitor convivente.

El origen del problema se encuentra en que el artículo 93 del Código Civil, en su apartado segundo, establece como requisitos para su aplicación los siguientes:

  • Que los hijos mayores carezcan de ingresos propios, lo que se interpreta por doctrina y jurisprudencia en sentido amplio, esto es, no como una falta total de ellos sino que sean insuficientes.

Por lo que se reconoce el derecho de alimentos de los hijos mayores en virtud del artículo 143 del Código Civil, siendo ellos, pues, los necesitados.

  • Que los hijos mayores convivan en el domicilio familiar, lo que también ha merecido una interpretación extensa.

Este segundo requisito, es la novedad, justifica el nuevo cauce procesal para reclamar los alimentos de los hijos mayores, en concreto que se fijen en el proceso matrimonial.

Aunque tiene el precepto la laguna de no concretar, dentro del proceso matrimonial, la legitimación para reclamarlos.

A consecuencia de la citada laguna ha tenido que ser la jurisprudencia la que haya tenido que decidir la cuestión, y así lo hace la sentencia de 24 de Abril de 2000, ampliamente comentada por la doctrina científica y citada en todos los recursos sobre la materia. En el presente litigio la cita tanto la parte recurrente como la recurrida.

En esta sentencia se declara la exclusiva legitimación del progenitor convivente en lo que se refiere a los alimentos del hijo mayor de edad, pero naturalmente siempre que se cumplan los requisitos establecidos en el precepto tal como se interpretan jurisprudencialmente.

Por tanto la sentencia de 24 de Abril de 2000, seguida por la de 12 de Julio de 2014, han supuesto un cambio del estado de la cuestión al dejar claro que la legitimación la tiene el progenitor que convive con el hijo mayor, que es lo ahora relevante, sin entrar en opiniones doctrinales todas dignas de consideración.

El hecho de que se decida en el proceso matrimonial sobre los alimentos de los hijos mayores se fundamenta no en el derecho de esos hijos a exigirlos de sus padres, que es indudable, sino “a la situación de convivencia en que se hayan respecto a uno de sus progenitores.

Por tanto, desde que los hijos de la recurrente alcanzaron la mayoría de edad, la legitimación de ella para percibir la pensión alimenticia se fundó en la previsión del artículo 93 del Código Civil en su apartado segundo.

Conviene traer a colación la sentencia de 20 de Julio de 2017, que cita la parte recurrente, y a cuyo contenido, recogido en la enunciación y desarrollo del motivo del recurso, remitimos.

Apréciese que se afirma pensiones percibidas y se añade “por supuesto consumidas”.

Y es que el efecto no retroactivo de la modificación de alimentos tiene sus raíces en el carácter consumible de los mismos.

De ahí, que las sentencias que, tratándose de hijos mayores de edad y litigios entre los progenitores, han fijado el efecto de la modificación de la pensión alimenticia desde la fecha de la sentencia se hayan dictado en supuestos en que los alimentos habían sido consumidos por los hijos beneficiarios por seguir conviviendo con su progenitor.

También se ha de tener en cuenta que la sentencia número de 20 de Julio de 2017, se refiere a restantes resoluciones que “modifiquen su cuantía (sea al alza o a la baja)”, esto es, está pensando en unos alimentos que varían en su cuantía, pero no en su extinción por perder la perceptora legitimación para su cobro.

Precisamente esto último es lo sucedido en el caso de autos, desde el escrupuloso respeto a los datos fácticos de la sentencia recurrida.

La demandada dejó de estar legitimada para percibir la pensión alimenticia, al amparo del artículo 93 del Código Civil, por haber desaparecido los condicionantes fácticos en orden a su subsintencia.

Desde que desaparecieron tales condicionantes, los únicos legitimados para reclamar alimentos a su progenitor eran los hijos, por ser mayores de edad.

Aunque se trataba de un supuesto de pensión compensatoria, y no de pensión alimenticia, la sala en la sentencia de 18 de Julio de 2018, negó el efecto de su extinción a la fecha de la sentencia, ya que la perceptora había ocultado al obligado la concurrencia de una causa objetiva de extinción de la pensión, cual es la convivencia marital con otra persona.

En el caso enjuiciado, con respeto a la sentencia recurrida, no podrá afirmarse que existió ocultación de la recurrente al recurrido sobre el cambio de circunstancias, pero sí existe empecinamiento, tras la formulación de la demanda, en querer mantener una legitimación para percibir la pensión de alimentos de los hijos, que había perdido.

Recientemente se pronunciaba la sala en este sentido en la sentencia de 12 de Marzo de 2019.

Por tanto, procede la desestimación del recurso de casación.

De conformidad con lo dispuesto en los artículos 394. 1 y 398. 1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, procede imponer a la parte recurrente las costas del recurso.

FALLO:

Por todo lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución, esta sala ha decidido

  • Desestimar el recurso de casación interpuesto por la representación de doña Virginia , contra la sentencia dictada con fecha de 12 de abril de 2018, por la Audiencia Provincial de Murcia (sección 4.ª), en el rollo de apelación n.º 457/2017 , dimanante del juicio sobre modificación de medidas n.º 1327/2015 del Juzgado de Primera instancia n.º 3 de Murcia.
  • Confirmar la sentencia recurrida, cuya firmeza se declara.
  • Se impone a la parte recurrente las costas del recurso.

Notifíquese esta resolución a las partes e insértese en la colección legislativa.

Así se acuerda y firma.

El presente texto proviene del Centro de Documentación del Poder Judicial. Su contenido se corresponde íntegramente con el del CENDOJ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s