Límites a la supervisión de los puntos de encuentro. Intolerancia al gluten del menor.

Hoy traemos una nueva sentencia, ciertamente interesante y particular.

A algunos les puede parecer absurda, por la materia que se resuelve en la misma; pero no a pocos, les sonará, sino por la propia materia en sí, sino por la cuestiones, que quizá con alguna o poca semejanza ha vivido o le haya tocado vivir en primera mano.

Como podremos apreciar, en el sede de la unidad familiar, se vislumbra una cuestión de violencia de género, la cual, no analiza la Sentencia que traernos este espacio, y que, no constando en la misma, tampoco vamos a proceder a detenernos, si bien no procederemos a realizar valoración alguna en los referente a si existe denuncia falsa o no; ya que no es ése el motivo de la publicación de la presente.

Si bien partimos, como hemos dicho de un procedimiento de medidas paterno filiales no matrimonial; previo a dicho procedimiento, dado que la sentencia es dictada por el Juzgado de Violencia, hubo un procedimiento penal, por el que ses determinó una orden de alejamientos del padre de la menor, respecto de la madre de la misma, por lo que la presente Sentencia, se circunscribe al ámbito civil, determinación y concreción de la medidas parentales.

Cierto es, que una ruptura es una cuestión difícil y complicada.

Además de ello, nos encontramos dos condiciones a tener en consideración, y vienen a dar consentido a la presente resolución;

  • Por un lado nos encontramos con una orden de alejamiento, determinada mediante resolución de 1 febrero 2017, del Juzgado de Violencia, impidiendo así el mínimo contacto entre ellos del padre con respecto de la madre, lo provoca, no sólo que los progenitores no mantengan una relación ciertamente fácil: por ello, las recogidas y las entregas de la menor se realizan en punto de encuentro.
  • Por otro lado, la menor habida en común, de corta edad, ya que posee dos años, padece una problemática de intolerancia alimentaria, por lo que, esto complica la situación.

Respecto de esta última de las cuestiones, en uno de los estudios médicos realizados a la menor, se determinó la intolerancia a ciertos alimentos muy concretos y especificados por el equipo médico y especialista, esto es con exclusión de:

  • Leche de vaca
  • Ternera.
  • Legumbres.
  • Huevo.

Si bien se realizaron informes por el oportuno equipo psicosocial, en lo relativo, entre otras cuestiones, a la intervención del mismo respecto del régimen de visitas, sin que en modo alguno se advirtiera respecto a los alimentos aconsejados, que específicamente podía ingerir la menor, entre otras cosas, por que no existía informe que evidenciara la dolencia de la menor.

Si bien en un posterior informe, tras un exhaustivo examen, se determinó que la misma padecía intolerancia alimentaria la gluten.

Uno de los problemas surge, siendo motivo de controversia, se circunscribe al día en que en la alimentación dada por el padre a la menor en una merienda, se le dispuso jamón de York y zanahoria; y otro día en una comida sepia, lo que provocó cierto malestar en la menor, dando lugar ello a que las visitas en el Punto de Encuentro pasarán a estar supervisadas.

El padre señaló y alegó ausencia de informe médico acerca del posible daño del jamón.

En resumen, a pesar de haber realizado estudios y supervisiones a la menor, en su día se detectó intolerancia únicamente a unos ciertos alimentos, pudiendo, al parecer ser tolerante al resto.

Si bien el régimen de visitas ser realizaba con total normalidad, se produjeron en dos ocasiones problema en la niña, en el periodo en el que se encontraba con el padre, por dos alimentos, que si bien no constaban como intolerantes, produjeron importante mal estar en la menor.

Por ello, se solicitó, y así determinó la resolución de Instancia, que el régimen de visitas se supervisará por el oportuno Punto de Encuentro.

La audiencia Provincial de Guipuzcoa puntualiza:

El tema por tanto amén de delicado se complica más al no estar claros los alimentos permitidos y los contraindicados, constituyendo entonces la supervisión en las visitas una exageración.

Más tarde se le diagnosticaría a la menor intolerancia alimenticia multiple.

Lo cierto es entonces, que pasando la hija más tiempo con la madre que con el padre, la atención debe ser extrema en ambos, apareciendo las restricciones comentadas algo excesivo, al afectar a las deseables relaciones y contactos de un padre con su hija., y propugnado que se mantenga el Punto de Encuentro como lugar para recoger y devolver a la niña, nada más.

Los problemas alimenticios de la hija no justifican que las visitas del padre se desarrollen en el punto de encuentro

PROCEDIMIENTO DE MEDIAS PATERNO FILIALES SOBRE HIJOS NO MATRIMONIALES.-

JUZGADO DE VIOLENCIA DE SAN SEBASTIAN

En fecha 26 de enero de 2018 el Juzgado de Violencia de San Sebastián dictó Sentencia, por la que, en procedimiento de medidas paternofiliales, determinó las siguientes medidas.

  • Se atribuye a la madre la guarda y custodia de la menor.
  • ejercicio y la titularidad de la patria potestad compartida por ambos progenitores.
  • Las decisiones de importancia o trascendencia para la vida de la menor en el ámbito sanitario y educativo deberán adoptarse de común acuerdo por ambos progenitores, sin perjuicio de lo que se establece en el artículo 156 del Código Civil para los casos de desacuerdo entre los progenitores.
  • Mientras esté vigente la prohibición de comunicación impuesta al padre respecto de la madre, las partes se comunicarán, a los efectos de darse traslado de las cuestiones de importancia relativas a la hija común, a través de terceros intermediarios, siendo éstos, con preferencia, los profesionales del Punto de Encuentro de San Sebastián.
  • El régimen de estancias del padre con la menor a desarrollar de manera supervisada por los profesionales del Punto de Encuentro Familiar de San Sebastián de la siguiente forma:
  • Intersemanales.- todos los miércoles por la tarde desde las 18:00 hasta las 20:00 horas.
  • Fines de semana.- sábados y domingos alternos (según la alternancia actual) de 10:00 a 12:00 horas y los viernes de las semanas en que al padre no le corresponda estar con la hija el fin de semana desde las 16:30 horas hasta las 18:30 horas.
  • El padre deberá abonar, en concepto de pensión alimenticia de la hija, la suma de 250 euros al mes en doce mensualidades. La obligación de prestar alimentos y de abonar los gastos extraordinarios se extinguirá cuando la hija sea mayor de edad (o emancipada legalmente) e independiente económicamente, sin perjuicio de las causas de extinción de los artículos 150 y 152 del CC .
  • Los gastos extraordinarios de la hija serán satisfechos por iguales partes por ambos progenitores.
  • Mientras esté vigente la prohibición de comunicación impuesta al padre respecto de la madre, las partes se comunicarán, a los efectos de informarse de la realización de gastos extraordinarios, a través de terceros intermediarios, siendo éstos, con preferencia, los profesionales del Punto de Encuentro de San Sebastián.

AUDIENCIA PROVINCIAL DE GUPUZCOA.-

RECURSO DE APELACIÓN.-

Contra la referida sentencia se interpuso, por parte del padre Recurso de Apelación.

Frente a la sentencia dictada fue la defensa del padre la que presentó la apelación insistiendo en dos cuestiones

  • Se dejara sin efecto el régimen de estancias supervisadas en el Punto de Encuentro.
  • Reducción de la pensión alimenticia.

FUNDAMENTOS DE DERECHO:

Régimen de estancias supervisadas en Punto de Encuentro.-

Nadie podrá poner en tela de duda la especial atención a dar a la alimentación de la menor, pero también hay que reconocer el relativo desconocimiento desde el punto de vista médico acerca de lo que realmente la niña padece, dado que parece presentar en principio intolerancia a un sin fin de alimentos.

Este Tribunal para nada es experto en la materia pero ello le hace pensar en las reacciones que provoca en muchos niños la intolerancia al gluten, fallo de los celíacos, que normalmente se aprecia tras un sin fin de pruebas, pero que una vez observado supone un verdadero revivir en el afectado.

En nuestro caso, tal y como determina el informe medico se excluyen alimentos muy concretos. Sin que efectivamente se indique nada respecto a la sepia o el jamón de york.

El tema por tanto amén de delicado se complica más al no estar claros los alimentos permitidos y los contraindicados, constituyendo entonces la supervisión en las visitas una exageración.

Más tarde se le diagnosticaría a la menor intolerancia alimenticia multiple.

Lo cierto es entonces, que pasando la hija más tiempo con la madre que con el padre, la atención debe ser extrema en ambos, apareciendo las restricciones comentadas algo excesivo, al afectar a las deseables relaciones y contactos de un padre con su hija., y propugnado que se mantenga el Punto de Encuentro como lugar para recoger y devolver a la niña, nada más.

Y si examinamos el contenido de todos los Informes emitidos cabe llegar a una conclusión semejante, al carecer de datos que hagan suponer la estancia del padre con su hija un peligro, al pensar que ambos progenitores quieren lo mejor para ella.

Otra cosa es que se siga investigando o analizando el estado de la niña al objeto de perfilar aún más si cabe su adecuada alimentación, proporcionando a cada progenitor, caso no tenerlo ya , una lista de lo aconsejable.

Reducción de la pensión alimenticia.

En relación a la cuantía de la pensión alimenticia la sentencia fijó la suma de 250 euros al mes, en base a las necesidades de la niña y la capacidad económica de los padres, existiendo documentación que refleja como honorarios del padre los 900 euros mes, junto a la edad de la menor, dos años.

Es cierto que la atención al sustento supone un coste añadido al depender de concretos alimentos nada económicos, y que los ingresos de la madre consisten en un subsidio de desempleo de 430 euros, una ayuda de 199 euros, y 250 euros de ayuda para el alquiler, vivienda por la que debe abonar 500 euros mes, quedándole escasamente 400 euros.

No debe este Tribunal indicar a nadie como distribuir sus “ingresos”, desconociendo además el importe de los alquileres en (…) , pero si resulta de mero sentido común que ponderando los “ingresos” de ella y los del padre, su situación general no permite muchos estipendios, debiendo necesariamente restringir sus gastos, en vez de partir de estos para solicitar la cifra que fuere.

Con los 250 euros establecidos en la sentencia cada uno solo tiene a su disposición 650 euros, apareciendo quizás algo elevado el coste fijado para una niña de escasos tres años , salvo por el tema alimenticio, así como el importe del alquiler pese a al ayuda que recibe, entendiendo los cálculos a futuro algo etéreo, dado que cabe pensar que en algún momento, la madre busque un trabajo en donde pueda percibir algo más que la suma que ahora tiene concedida por diversos conceptos, adecuando entonces los ingresos de ambos al mantenimiento / educación / vestido de su hija.

Desconociendo por otro lado los gastos del padre al no aparecer datos de donde vive, coste, etc.

Por todo ello se reduce la pensión a 200 euros al mes y se reanuda el sistema de visitas de antaño con las entregas y recogidas en el Punto de Encuentro.

Un examen de los gastos extraordinarios de nuevo pone de manifiesto que para nada se ponderan los ingresos de ambos progenitores, la madre con ayudas y el padre con 900 euros, salvo en lo referente a la alimentación /atención médica.

Ahora bien debiendo ceñirnos exclusivamente a los puntos recurridos se modifican como ya se ha indicado;

  • El régimen de visitas.
  • La pensión alimenticia.

Manteniendo el resto, todo ello sin expresa imposición de costas Vistos los artículos pertinentes y demás de general aplicación.

FALLO:

Que estimando parcialmente el recurso de Apelación interpuesto por la procuradora Dña. Marta nombre y representación de D. Horacio , contra la sentencia de 26 de enero de 2018, dictada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer , debemos revocar y revocamos la misma en el sentido de fijar como pensión alimenticia la suma de 200 euros /mes ( antes 250 euros /mes ) , y fijar como régimen de visitas el inicial con las entregas y recogidas de la menor en el Punto de Encuentro, es decir, lugar de mero intercambio ( antes supervisadas y en el Punto de Encuentro ), manteniendo el resto, todo ello sin expresa imposición de costas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s