ARRENDAMIENTOS URBANOS. CESIÓN DEL CONTRATO Y SUBARRIENDO.

ARRENDAMIENTOS URBANOS. CESIÓN DEL CONTRATO Y SUBARRIENDO.

Según el artículo 8 de la Ley de Arrendamientos Urbanos; El contrato no podrá ser objeto de cesión intervivos sin consentimiento escrito del arrendador, de modo que la cesión inconsentida es causa de resolución del contrato primitivo.

Recaído dicho consentimiento, el arrendatario cedente queda liberado, subrogándose en su lugar el cesionario.

Se prohíbe, por tanto, el subarriendo total de la vivienda arrendada. Tan sólo se admite el subarriendo parcial y previo consentimiento escrito del arrendador.

Subsiste, por tanto, la relación arrendaticia entre arrendador y arrendatario, y se crea otra relación entre el arrendatario, en concepto de subarrendador, y el subarrendatario.

Esta segunda relación se regirá:

Primero, para el caso de que la parte de la finca subarrendada se destine por el subarrendatario a satisfacer su necesidad permanente de vivienda: por las normas de arrendamiento de vivienda.

Segundo, en caso de que no se destine a una necesidad permanente de vivienda: por lo pactado por las partes.

Por lo demás:

1. El derecho del subarrendatario se extinguirá, en todo caso, cuando lo haga el del arrendatario que subarrendó.

2. El precio del subarriendo no podrá exceder, en ningún caso, del que corresponda al arrendamiento.

3. El subarriendo inconsentido es causa de resolución del contrato de arrendamiento.

4. Cabe la acción directa del arrendador contra el subarrendatario, por aplicación supletorio de los artículos 1.551 y 1.552 del Código Civil, al establecer que; Sin perjuicio de su obligación para con el subarrendador, queda el subarrendatario obligado a favor del arrendador por todos los actos que se refieran al uso y conservación de la cosa arrendada en la forma pactada entre el arrendador y el arrendatario. Por su parte el artículo 1552, establece que; “El subarrendatario queda también obligado para con el arrendador por el importe del precio convenido en el subarriendo que se halle debiendo al tiempo del requerimiento, considerando no hechos los pagos adelantados a no haberlos verificado con arreglo a la costumbre”.