Sucesión testada. Concepto.

Se pueden distinguir cuatro maneras de deferirse la sucesión:

  • testamentaria,
  • intestada, 
  • mixta y 
  • contractual.

En derecho común sólo están admitidas las tres primeras y así queda recogido en el artículo 658 del Código Civil cuando dice que “la sucesión se defiere por la voluntad del hombre manifestada en testamento y, a falta de éste, por disposición de la ley. La primera se lama testamentaria y la segunda legítima. Podrá también deferirse en una parte por la voluntad del hombre, y en otra por disposición de la ley.”

En el presente tema vamos a centrarnos en el estudio de la sucesión testada y la primera cuestión que se plantea al efecto es la relativa a su fundamento y legitimidad.

Cuando por la muerte del titular se descompone esa propiedad, cada uno de esos elementos debe obtener una parte:

– El individuo, mediante el respeto de su disposición testamentaria.
– La familia, mediante sus legítimas
– El Estado, por medio del impuesto de sucesión.

La segunda cuestión a plantear es la relativa al CONCEPTO de testamento.

En la doctrina se dan variadas definiciones que se pueden reducir a dos tipos:

1. Las de contenido general que consideran el testamento como “el acto por el cual el hombre manifiesta su última voluntad para que sea cumplida después de su muerte”.

2. Las de contenido detallado que entienden el testamento como “un negocio jurídico unilateral, personalísimo, solemne y esencialmente revocable, en virtud del cual una persona física, con capacidad suficiente, según su arbitrio y las normas legales dicta disposiciones para después de su muerte”.

En el ámbito legal nuestro Código Civil se refiere al testamento en su artículo 667 señalando que “ el acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o parte de ellos se llama testamento”.

En cuanto a la NATURALEZA JURÍDICA el Tribunal Supremo de acuerdo con las ideas anteriormente expresadas ha señalado que el testamento:

1.- Es un negocio jurídico sujeto a todas las reglas generales concernientes a las manifestaciones de voluntad con efectos jurídicos.

2.- Es esencialmente dispositivo de bienes y derechos.

3.-Dicha disposición se realiza para después de la muerte.