EL PRINCIPIO DE SEGURIDAD JURÍDICA. BREVE REFERENCIA.

EL PRINCIPIO DE SEGURIDAD JURÍDICA.

Este principio, se encuentra garantizado por el artículo 9, apartado tercero de la Constitución Española.

El fundamento del mismo, o su razón, parte de evitar la posible arbitrariedad de los poderes públicos.

Como ha declarado la Sentencia del Tribunal Constitucional número 150/1990, de fecha  de 4 de Octubre que  “El principio de seguridad jurídica es suma de certeza y legalidad, jerarquía y publicidad normativa, irretroactividad de lo no favorable, interdicción de la arbitrariedad, es una suma de estos principios equilibrada de tal suerte que permita promover en el orden jurídico la justicia y la igualdad de libertad”.

Este principio opera en todos los ámbitos del derecho y vincula al legislador, quien, como ha declarado la STCO 46/1990 de 15 de marzo, “debe perseguir la claridad y no la confusión normativa, debe procurar que acerca de la materia sobre la que se legisla sepan los operadores jurídicos a que atenerse huyendo de provocar situaciones objetivamente confusas como complicados sistemas de remisiones entre normas”.

Por su parte la Sentencia del Tribunal Constitucional número 71/82, de fecha 30 de Noviembre declaró “La seguridad enlaza con el principio de reserva de ley y, en sentido más general, con el de legalidad, y también la seguridad jurídica requiere la certeza en la regla de derecho y proscribe fórmulas proclives a la arbitrariedad”.

En el campo del derecho civil, la institución de la prescripción, está íntimamente vinculada con el principio de seguridad jurídica, ya que le sirve de fundamento.

En el tráfico inmobiliario, el Registro de la Propiedad es una institución de seguridad jurídica.