Las capitalizaciones matrimoniales. Utilidad y función

En esta pequeña reseña, queremos llevar al conocimiento de nuestros lectores, la figura de las capitulaciones matrimoniales, y profundizar en las cuestiones prácticas de las mismas 

Podemos definir la figura de las capitulaciones como el negocio jurídico, en el ámbito del derecho matrimonial, por el que los cónyuges establecen las reglas relativas a su régimen económico matrimonial o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo, siempre y cuando, claro está no sean constrarias a derecho. 

Por ello podemos advertir que si bien en las mismas y para su constitución prima  a libertad y la autonomía de la voluntad de los cónyuges, existen limitaciones a dicha libertad.

Con anterioridad a la reforma de 2 de mayo de 1975, las capitulaciones matrimoniales sólo podían otorgarse antes del matrimonio y no podían modificarse con posterioridad, tras la citada reforma se permitió también su otorgamiento a posteriori y la mutabilidad del Régimen Económico Matrimoanial. Es lo que rige en la actualidad

 En cuanto a su naturaleza jurídica, aunque con anterioridad la doctrina consideraba que eran contratos de bienes por razón de matrimonio, en la actualidad se prefiere calificar de negocio jurídico pues sus fines exceden de los meramente individuales.

 Por lo demás, hay que distinguir entre el contenido típico y el contenido atípico de las  capitulaciones matrimoniales.

 1.- El contenido típico.-

 Lo constituye el conjunto de reglas relativas al Régimen Económico Matrimonial.

 En relación con éste, el negocio capitular es un negocio jurídico bilateral entre los cónyuges de carácter formal, normativo (pues se trata del estatuto que establece el régimen jurídico de la vida económica de los cónyuges) y sometido a un presupuesto base: el matrimonio a celebrar o ya celebrado.

 El contenido atípico está integrado por cualesquiera otras disposiciones relacionadas con el matrimonio.

Respecto de este contenido atípico las CMs son el instrumento formal que aglutina una serie de negocios que pueden ser contractuales (ej. Donaciones por razón de matrimonio) o no contractuales (ej promesa de mejorar), cada uno de los cuales se regirá por sus propias reglas.

Por último, se ha discutido la naturaleza concreta de las capitulaciones prenupciales, en tal sentido se entiende que estamos ante una “conditio iuris”, es decir, un presupuesto ínsito en la naturaleza del negocio cuya falta provoca la ineficacia de las CMs.

 Por lo que se refiere a los REQUISITOS  distingamos:

1.- Los sujetos esenciales son los cónyuges o futuros contrayentes. Respecto de ellos las capitulaciones constituyen un acto personalísimo. Los sujetos accidentales son los no contrayentes.

 Nuestro Código Civil contiene 2 reglas especiales en virtud de la regla “habilis ad nuptia, habilis ad pacta nuptialia”:

El menor no emancipado que con arreglo a la Ley pueda casarse podrá otorgar capitulaciones, pero necesitará el concurso y consentimiento de sus padres o tutor, salvo que se limite a pactar el régimen de separación o el de participación [ii].

Las capitulaciones las otorga el menor por si mismo, los padres o tutores se limitan a completar la capacidad de obrar del menor. Sin ese “concurso” y “consentimiento” el TS califica las capitulaciones de “anulables”, según se infiere del artículo 1335 del Código Civil. Por eso cabría la confirmación de capítulos anulables.

 El incapacitado judicialmente sólo podrá otorgar capitulaciones matrimoniales con la asistencia de sus padres o mediante patria potestad prorrogada, tutor o curador, esto es, persona que complete la capacidad del mismo, y mediante designación o nombramiento juridicidad.

Ahora bien, habrá que analizar si la sentencia de incapacitación permite ese otorgamiento pues conforme al artículo 760 apartado primero de la Ley de Enjuiciamiento Civil, al disponer que;  “la sentencia determinará la extensión y límites de la incapacitación. Por otro lado, aunque habla de “asistencia” la intervención tiene el mismo sentido que en el artículo 1329 del Código Civil e idénticas son las consecuencias de su falta.

Respecto al contenido dice el artículo 1325, establece que en capitulaciones matrimoniales podrán los otorgantes estipular, modificar o sustituir el régimen económico de su matrimonio o cualesquiera otras disposiciones por razón del mismo.

Como ya he señalado antes puede contener disposiciones relativas al REM (contenido típico) ya sea manteniendo el régimen legal pero regulando aportaciones de bienes y estableciendo pactos compatibles con el mismo; ya sea eliminando el régimen legal supletorio, ya directamente o pactando uno distinto, ya sea estableciendo un régimen peculiar combinando elementos de régimenes diferentes.

 Y también puede contener otras disposiciones por razón del matrimonio entre las que hay que distinguir:

 Las disposiciones que solo pueden hacerse en capitulaciones matrimoniales, como la promesa de mejorar o no mejorar .

  • En general, todos los negocios jurídicos que pueden constar en escritura pública. Ahora bien, se niega la validez de algunos

 

  • Donaciones por razón del matrimonio.

 

  • Otros actos, como reconocimiento de hijos, si bien este no quedará afectado aunque el matrimonio no se celebre en el plazo de un año.

 

  • También subsistirá en su caso el nombramiento de tutor.

 

 

Finalmente hay que hacer una referencia a la inclusión en los Caps. Matrimoniales de los llamados “acuerdos preventivos de crisis matrimoniales”, aquellos pactos preventivos de la crisis, son perfectamente conocidos por otros sistemas[vii].

En nuestro Código Civil, estos pactos no están previstos expresamente pero su posibilidad teórica resultaría de la aplicación de los artículos 1255, 1315, 1323 y 1325.

 

Por tanto, formarían parte de lo que ya en terminología clásica se denomina del instrumentum capitular pero no del negotium.

 

Además al regularlos en sede de capítulos matrimoniales se está previendo implícitamente que deben constar en escritura pública en la que la intervención del Notario mitigaría el desequilibrio entre las partes en el momento de su celebración, posible defecto en los países anglosajones, carentes del Notariado latino.

   
En cuanto a su contenido estos pactos deben respetar los límites imperativos establecidos en el art 1328 del CC que luego veremos.

 

Lo normal es que los acuerdos que se refieran a cuestiones de índole patrimonial: alimentos , pensión compensatoria , eventuales cláusulas penales.

 

2.- FORMALES.-

 

Para su validez, las capitulaciones habrán de constar en escritura pública [viii].

 

La escritura tiene carácter constitutivo, es una forma de ser o “ad solemnitatem” o forma de ser; por tanto su falta determina la nulidad de las capitulaciones matrimoniales, no produciendo efecto alguno ni inter partes ni frente a terceros, al menos en cuanto al contenido típico.

 

También es requisito formal su publicidad a la que luego haré referencia.

 

3.- TEMPORALES

 

Las capitulaciones matrimoniales podrán otorgarse antes o después de celebrado el matrimonio.

En caso de que se otorguen antes, dice el artículo 1334 del Código Civil: Todo lo que se estipule en capitulaciones bajo el supuesto de futuro matrimonio quedará sin efecto en el caso de no contraerse en el plazo de un año.

El contenido de las capitulaciones matrimoniales, está sujeto a algunas limitaciones:

Será nula cualquier estipulación contraria a las leyes o a las buenas costumbres o limitativa de la igualdad de derechos que corresponda a cada cónyuge.

Dentro de las estipulaciones contrarias a las leyes cabria distinguir

 1- Las que supongan una vulneración del régimen económico matrimonial primario.

  2- Las que vulneren normas imperativas de los regimenes legales.

 Por otra parte, la limitación de que no sean contrarias a las buenas costumbres afecta fundamentalmente a las estipulaciones familiares y personales, incurrirían en una violación de estos límites más que a las patrimoniales.

Finalmente, la limitación más interesante y más discutida es la que impone la nulidad de los pactos limitativos de la igualdad de derechos que corresponde a cada cónyuge.

 En relación con ella se discute la admisibilidad de algunos pactos:

 1.- El pacto dotal. Hay que distinguir dos supuestos:

 La constitución de un régimen ecónomico dotal, que no es admisible por contrariar la igualdad de los cónyuges y la atribución a una donación o aportación concreta del carácter dotal, si admisible.

 2.- pacto de administración y disposición de los bienes gananciales por uno solo de los cónyuges.

3.- La sujeción a un régimen de Derecho Foral o la posibilidad de someter las estipulaciones capitulares a condición o a término debe reputarse válidas.

Por su parte el artículo 328 del Código Civil, establece la nulidad absoluta del pacto capitular que contraviene sus límites. Se trata de una nulidad parcial, manteniéndose la validez de las estipulaciones restantes.

SU INEFICACIA.-

 En cuanto a las prenupciales como ya vimos el art 1334 señala su ineficacia automática por:

1.-  el transcurso del año sin celebrar el matrimonio,  y además serán ineficaces por las

2.- causas generales de los negocios jurídicos,  defectos de capacidad, vicios de voluntad o de forma, en virtud de lo dispuesto en el artículo 1335 del Código Civil.  

 SU MODIFICACION.-

Como hemos advertido, la reforma de 1975 vino a admitir la modificación del rem mediante el otorgamiento de nuevos capítulos, así resulta en virtud de lo dispuesto en al artículo 1326 anteriormente expuesto.

La modificación exige los mismos requisitos de capacidad  y de forma que los vistos para el otorgamiento.

Para que sea válida la modificación de las capitulaciones matrimoniales deberá realizarse con la asistencia y concurso de las personas que en éstas intervinieron como otorgantes si vivieren y la modificación afectare a derechos concedidos por tales personas 

Esta modificación debe ser objeto de publicidad en los términos previstos para las capitulaciones matrimoniales, como regla especial dispone el artículo 1332 del Código Civil;  La existencia de pactos modificativos de anteriores capitulaciones se indicará mediante nota en la escritura que contenga la anterior estipulación y el Notario lo hará constar en las copias que expida.

Finalmente recordar que para salvaguardar los derechos de terceros el art 1317 establece: La modificación del régimen económico matrimonial realizada durante el matrimonio no perjudicará en ningún caso los derechos ya adquiridos por terceros.

 

 

LA  PUBLICIDAD  DEL   Régimen Económico Matrimonial.-

 

Dado que del Régimen Económico Matrimonial depende la calificación de los bienes y, en consecuencia, el ámbito de los poderes dispositivos sobre los bienes y el ámbito de las eventuales responsabilidades contraídas  los terceros que contratan con ambos o uno de los cónyuges tienen interés legítimo en conocer el Régimen Económico Matrimonial. De ahí que se establezca un sistema de publicidad del Régimen Económico Matrimonial a través de tres instrumentos: Registro Civil, Registro Mercantil y Registro de la Propiedad.

Señala el artículo 1333 del Código Civil,  En toda inscripción de matrimonio en el Registro Civil se hará mención, en su caso, de las capitulaciones matrimoniales que se hubieren otorgado, así como de los pactos, resoluciones judiciales y demás hechos que modifiquen el régimen económico del matrimonio. Si aquéllas o éstos afectaren a inmuebles, se tomará razón en el Registro de la Propiedad, en la forma y a los efectos previstos en la Ley Hipotecaria.

1-Publicidad a traves del REGISTRO CIVIL

 

Dice el artículo 77 de la Ley del Registro Civil: ”al margen de la inscripción del matrimonio podrá hacerse indicación de la existencia de pactos , resoluciones judiciales y demás hechos que modifiquen el régimen económico de la sociedad conyugal. Sin perjuicio de lo dispuesto en el art 1322 CC  (hoy art 1333 ), en ningún caso el tercero de buena fe resultara perjudicado sino desde la fecha de dicha indicación.

 

A pesar de la dicción del artículo 1333 del Código Civil, se hará mención, frente a  la de Ley del Registro Civil, podrá, la inscripción es facultativa pero es requisito para la posibilidad frente a terceros[xiv]

 

El artículo 77 Ley del Registro Civil ha de completarse con el art 266 Reglamento del Registro Civil del que resulta que la indicación en el Registro Civil,  habrá de preceder a la anotación o inscripción en los Registros de la Propiedad y Registro Mercantil, al señalar que en las inscripciones que en cualquier otro Registro produzcan las capitulaciones y demás hechos que afecten al rem se expresara el RC , tomo y folio en que consta la indicación y de no acreditarse se suspenderá la inscripción por defecto  subsanable [xv].

 

La publicidad en el Registro Civil es limitada:

 

– Porque solo se refiere al régimen convencional, no al legal.

 

– Se refiere solo al otorgamiento de los capítulos o al pacto o resolución que modifica el REM, no a su contenido.

– En la práctica es una publicidad casi inoperante porque es necesaria averiguar previamente en que Registro Civil está inscrito el matrimonio.

 

2-Publicidad a través del REGISTRO  DE  LA  PROPIEDAD.-

 

Lo que realmente se hace constar en este registro no es el REM, sino el cambio de los bienes es decir no se hace constar la norma capitular sino la influencia concreta en un momento determinado sobre un inmueble[xvi]. Asi se deriva del art 75 RH.

 

3- Publicidad a través del REGISTRO   MERCANTIL.-

 

El art 87.6 del RRM permite la inscripción, en la hoja del comerciante individual, de las capitulaciones y del consentimiento y oposición a que se refieren los artículos 6 A 10 DEL Código de Comercio.

 

Al ser un Registro de personas, a diferencia del de propiedad que lo es de bienes, se acomoda mejor a la publicidad del REM, pero de otra parte queda restringido a los comerciantes y además, la inscripción del comerciante individual no es obligatoria , salvo en el caso del naviero

 

 

DONACIONES  POR  RAZON   DE  MATRIMONIO EN EL CODIG CIVIL.-

 

Están reguladas en los artículos 1336 a1343 del Código Civil.

Se definen en el artículo 1336: Son donaciones por razón de matrimonio las que cualquier persona hace, antes de celebrarse, en consideración al mismo y en favor de uno o de los dos esposos.

Hoy se tratan de simples donaciones en las que el próximo matrimonio de los donatarios adquiere una naturaleza causa e impone una serie de particularidades respecto del regímen jurídico ordinario de donaciones.

De ahí que el artículo 1337: Estas donaciones se rigen por las reglas ordinarias en cuanto no se modifiquen por los artículos siguientes.

Sólo pueden ser donaciones propter nupcias las hechas antes del matrimonio y no después aunque su motivación sea el favorecimiento de la economía conyugal. Dado que el futuro matrimonio constituye el motivo casualizado señala el artículo 1342: Quedarán sin efecto las donaciones por razón de matrimonio si no llegara a contraerse en el plazo de un año.

Ahora bien, no será necesario esperar al año si se sabe que el matrimonio no podrá celebrarse.

REQUISITOS.-

  1. a) PERSONALES.-

Ya hemos señalado que el donante puede ser uno de los cónyuges o una tercera persona mientras que el donatario será siempre uno o ambos cónyuges.

A las donaciones entre cónyuges se refiere el artículo 1338, El menor no emancipado que con arreglo a la Ley pueda casarse, también puede en capitulaciones matrimoniales o fuera de ellas, hacer donaciones por razón de su matrimonio, con la autorización de sus padres o del tutor. Para aceptarlas, se estará a lo dispuesto en el título II del Libro tercero de este Código.

En consecuencia, de conformidad con los art 625 y 626CC el complemento de capacidad solo es exigible para aceptar donaciones onerosas pero no en aquellas que supongan simple enriquecimiento del donatario.

  1. b) REALES

En general, se suavizan los límites de los artículos 634 a 636 del Código Civil. pero es necesario distinguir según la donación la realice uno de los cónyuges o un tercero.

– si las realiza un tercero se suavizan los límites en defensa de la legítima porque conforme al artículo 1044 del Código Civil Los regalos de boda, consistentes en joyas, vestidos y equipos, no se reducirán como inoficiosos sino en la parte que excedan en un décimo o más de la cantidad disponible por testamento.

– si se trata de una donación entre cónyuges se excluye la aplicación del art 635 admitiéndose la donación de bienes futuros. Señala el artículo 1341 Código Civil: Por razón de matrimonio los futuros esposos podrán donarse bienes presentes.

Igualmente podrán donarse antes del matrimonio en capitulaciones bienes futuros, sólo para el caso de muerte, Y en la medida marcada por las disposiciones referentes a la sucesión testada.

  1. c) FORMALES

Hay que distinguir dos casos:

– Si se otorga en capitulaciones matrimoniales se sujeta al régimen de éstas.

– Si se realiza fuera de ellas, quedan sujetas al régimen general de la donación.

EFECTOS

Son los generales de toda donación, los derivados de pactos especiales y además, como reglas especiales:

Artículo 1339: Los bienes donados conjuntamente a los esposos pertenecerán a ambos en pro indiviso ordinario y por partes iguales, salvo que el donante haya dispuesto otra cosa.

Artículo 1340. El que diere o prometiere por razón de matrimonio sólo estará obligado a saneamiento por evicción o vicios ocultos si hubiere actuado con mala fe.

La mala fe debe interpretarse en el sentido de que la liberalidad haya tenido alguna influencia en la posterior celebración del matrimonio.

REVOCACIÓN

Artículo 1343: Estas donaciones serán revocables por las causas comunes, excepto la supervivencia o superveniencia de hijos.

En las otorgadas por terceros, se reputará incumplimiento de cargas, además de cualesquiera otras específicas a que pudiera haberse subordinado la donación, la anulación del matrimonio por cualquier causa, la separación y el divorcio si al cónyuge donatario le fueren imputables, según la sentencia, los hechos que los causaron.

En las otorgadas por los contrayentes, se reputará incumplimiento de cargas, además de las específicas, la anulación del matrimonio si el donatario hubiere obrado de mala fe. Se estimará ingratitud, además de los supuestos legales, el que el donatario incurra en causa de desheredación del artículo 855 o le sea imputable, según la sentencia, la causa de separación o divorcio.

Hay que tener en cuenta que la Ley 8 julio 2005 ha suprimido las causas de separación y divorcio, por lo que debe entenderse tácitamente derogado la referencia que hace a las mismas este precepto.