Sucesión testada. Concepto, naturaleza y contenido.

La sucesión testada, como su propio nombre indica, es la sucesión en los bienes y derechos del causantes o testador (persona que emite dispone en virtud de testamento), en base a la disposición realiza por el mismo, y a favor de terceros, los cuales producirán efectos con posteridad a su fallecimiento.

En dicho acto, rige principalmente le principio de autonomía de la voluntad del testador, pero como veremos con posterioridad, existen diversas figuras y aspectos que el otorgante deberá respetar, al estar regulado legalmente.

La sucesión testada se encuentra regulado en nuestro Código Civil, en el Libro Tercero, Titulo Tercero, artículo 657 y siguientes, de dicho cuerpo legal.

En virtud de lo dispuesto en el artículo 658 de nuestro Código CivilLa sucesión se defiere por la voluntad del hombre manifestada en testamento y, a falta de éste, por disposición de la Ley”.

La primera se llama testamentaria, y la segunda legítima. Podrán también deferirse en una parte por voluntad del hombre y en otra por disposición de la Ley.

El documento en el que las disposiciones realizadas por el testador, deberán ser plasmadas en documento público denominado testamento.

El testamento será en tal sentido, “El acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos, se llama testamento”, tal y como establece el artículo 667 del Código Civil.

Por ello podemos advertir que el acto de disposición anteriormente reseñada, se caracteriza por:

1.- Ser un acto de libre voluntad.

En tal sentido lo que significa, que el sentido del testamento otorgado únicamente deberá estar regido por la voluntad del testador, sus deseos en las disposiciones testamentarias, plasmadas en dicho documento.

Así los establece el artículo 673 del Código Civil, cuando mantiene que: “Será nulo el testamento otorgado con violencia, dolo o fraude. Es decir en el mismo se plasma y se determina la única voluntad del testador, esto persona que otorga el testamento”.

2.- Ser un acto unipersonal y unilateral.

El sentido de dicha característica o requisito, supone que únicamente será el testador el que procederá a determinar las disposiciones testamentaria, sin que pueda en tal sentido realizarlo junto con una u otras personas, como ejemplo de ello, será uno de los cónyuges el que disponga en testamento su voluntad de disposición a su fallecimiento, no pudiendo los cónyuges de manera conjunta en el mismo documento. Los cónyuges deberán realizar dichas disposiciones de manera independiente y en diversos documentos. Por ello únicamente puede concretarse en un único documento la voluntad de disposición de una sola persona, sin que sea vinculante o poder hacerlo conjuntamente con el cónyuge.

La característica de la unipersonalidad como requisito testamentario, consta regido en el artículo 669 de nuestro Código Civil: “No podrán testar dos o más personas mancomunadamente, o en un mismo instrumento, ya lo hagan en provecho recíproco, ya en beneficio de un tercero.”.

3.- Ser un acto personalísimo.

Supone que es el testador de manera y forma personal el que posee la capacidad para determinar sus condiciones testamentaria y sucesorias, sin que pueda realizarlo a través de otra persona, ya sea más o menos cercana o familiar, sin que quepa como determina la legislación aplicable la figura del mandatario, comisario o mediador a tal fin, esto es determinar y declarar la voluntad del testador.

Así el artículo 670 del ya referido Código Civil mantiene en su redacción que: “El testamento es un acto personalísimo: no podrá dejarse su formación, en todo ni parte, al arbitrio de un tercero, ni hacerse por medio de comisario o mandatario“.

Tampoco podrá dejarse al arbitrio de un tercero la subsistencia del nombramiento de herederos o legatarios, ni la designación de las porciones en que hayan de suceder cuando sean instituidos nominalmente”.

En el presente requisito existe una única excepción, determinada en el artículo en el 671, por el que, si bien como hemos advertido anteriormente, únicamente es el testador el que puede determinar las disposiciones sucesorias a su fallecimiento, si puede un tercero establecer, pero únicamente para; la distribución de las cantidades que disponga el testador u otorgante en general a las partidas determinadas, como a los parientes, a los pobres o a los establecimientos de beneficencia, así como la elección de las personas o establecimientos a quienes aquéllas deban aplicarse, dirigidos por la voluntad y deseos del testador.

4.- El testamento es un acto dispositivo.

Lo que significa que por él, el otorgante o testador, determina la forma y distribución de su patrimonio para cuando el mismo fallezca.

5.- Es un acto que emite y despliega toda su plenitud después de la muerte o fallecimiento, en consecuencia, es un acto formal y solemne.

Lo que supone que el documento testamentario deberá cumplir con los requisitos dispuestos en la normativa aplicable.

Por su parte el artículo 687, establece que ” Será nulo el testamento en cuyo otorgamiento no se hayan observado las formalidades respectivamente establecidas en este capítulo”.

6.- Es un acto esencialmente revocable.

Todas las disposiciones testamentarias son esencialmente revocables, aunque el testador exprese en el testamento su voluntad o resolución de no revocarlas, así se desprende de la disposición del artículo  737 del Código Civil.

En tal sentido, se tendrán por no puestas las cláusulas derogatorias de las disposiciones futuras, y aquellas en que ordene el testador que no valga la revocación del testamento si no la hiciere con ciertas palabras o señales.

7.- La disposición lo es de todos los bienes o de parte de ellos. Este término habrá que tomarlo en sentido amplio. Por otra parte, puede haber disposiciones de carácter personal y familiar.

Por su propia esencia, la acción de disposición testamentaria:

1.- Es un negocio jurídico puesto se basa en la declaración de voluntad del testador produciendo verdaderos efectos jurídicos.

2.- Es un negocio mortis causa, dicho negocio jurídico, produce efectos a la muerte o fallecimiento del causante o testador.

3.- Es un negocio perfecto desde su otorgamiento debe cumplir las normas que lo regular y los requisitos exigidos en la ley para que produzca todos los efectos, dichos requisitos deberán constar desde el nacimiento del mismo para así pueda determinarse su total validez.

CLASES DE TESTAMENTO.-

La legislación prevé distintos tipos de testamentos, validos todos y cada uno de ellos, pero siempre que cumplan las disposiciones legales que los regulan y desarrollan. Así existen el testamento común y el testamento especial.

El primero de ellos el testamento común, se caracteriza por poseer y cumplir los requisitos y solemnidades generales, pudiendo hacer uso del mismo cualquier persona que posea capacidad para testar, esto es, que posea las capacidades legales necesaria para otorgar dicha disposición sucesoria.

Este tipo de testamentos, son los más conocido y utilizados por todos y cada uno de nosotros, y solo los siguientes:

Testamento ológrafo, este tipo de testamento se caracteriza, por ser otorgado de puño y letra por el causante o testador. El mismo debe cumplir una serie de características, para que el mismo pueda ser tenido en consideración a lo hora de dar validez al mismo y poder cumplir del manera legal y plena la voluntad del testador, no admitiendo ninguna forma extraordinaria, pudiendo el testador emitir el mismo en su propio idioma. Los requisitos que debe cumplir dicho tipo de testamento vienen recogido en el artículo 688 del Código Civil, por ello debe cumplir:

I. Ser otorgado por persona mayor de edad.

II. Deber estar escrito íntegramente y en su totalidad por el otorgante, por ello no caben añadiduras ni complementos escrito de cualquier otra persona recordemos, como hemos dicho antes, que el testamento es una acto personalísimo.

III. Debe contener la expresión de año mes y día en el que se emite.

IV. No podrá tener tachaduras o correcciones, salvo que al final de textos, el testador las valide o salve expresamente

Testamento abierto, este tipo es el más común, todos nosotros hemos oído hablar, o tenemos un familiar, o simplemente nosotros mismos hemos podido otorgar nuestras voluntades, en testamento y ante Notario.

El Notario redactara un testamento, en base y tomando buena nota de nuestra voluntad testamentaria, por lo que le dará la forma oportuna, determinado nuestra identidad, las disposiciones, la fecha, el cual firmaremos ante el mismo, quedando custodiado en el protocolo del dicho Notario, si bien nos emitirá una copia del mismo.

Testamento cerrado, como su propio nombre indica, es el plasmado documentalmente, incluido en sobre cerrado, y depositado ante Fedatario público o Notario, el cual custodiará hasta el fallecimiento del causante, por ello las disposiciones, en el mismo contenida, no serán conocidas hasta la apertura del mismo.

En segundo lugar el testamento especial, únicamente podrá ser realizado por determinadas personas y en determinadas circunstancias, teniendo el mismo, o requiriendo al mismo, determinadas características o requisitos. No nos vamos a centrar en los mismos, simplemente, puntualizaremos los mismos.

Testamento Militar.- Es el testamento otorgado por militares o soldados en determinadas circunstancias o en periodos de guerra.

Testamento Marítimo.- Es el otorgado pos los que vayan a bordo de un buque o navío en un viaje marítimo.

Testamento en país extranjero.- Es el otorgado en país extranjero o nave fuera de nuestro territorio.