“Cosa Juzgada”

Se establece que el efecto de «cosa juzgada» de las sentencias firmes excluye un ulterior proceso cuyo objeto sea idéntico al del proceso en que aquélla se produjo.

Para que se dé la figura de la cosa juzgada material, es preciso que las pretensiones que se ejercitan en los mismos tienen que tener el mismo petitum y causa de pedir.

La situación de cosa juzgada material precisa de la concurrente identidad de personas, cosas y causa o razón de pedir entre uno y otro procedimiento.

Es el carácter irrevocable que el ordenamiento jurídico atribuye a las decisiones de los órganos jurisdiccionales.


Dicha expresión comprende en realidad dos conceptos diferentes: el de cosa juzgada formal y el de cosa juzgada material.


La primera alude al efecto de las resoluciones judiciales dentro del mismo proceso en que dictan, vinculando a las partes y al tribunal, en tanto aquéllas no podrán hacer petición alguna que contradiga dicho efecto, y éste no podrá dictar resolución que de modo contrario a lo ya decidido en resolución anterior que revista el efecto de cosa juzgada y debiendo partir en resoluciones posteriores de lo acordado en ella.

La cosa juzgada material supone la vinculación de lo resuelto sobre el fondo en un proceso en relación a un proceso posterior.

Su apreciación requiere la concurrencia de tres identidades: subjetiva, que se produce cuando los litigantes son los mismos y litigan en la misma calidad, así como cuando los litigantes en el proceso posterior son herederos o causahabientes de las partes del anterior, debiendo tenerse en cuenta que las sentencias dictadas en los procesos sobre estado civil, matrimonio, filiación y capacidad producen efectos de cosa Juzgada.

se regula en el artículo 207 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Respecto de la cosa juzgada material hay que estar a lo establecido en el artículo 222 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, aunque también hay que tener en cuenta lo dispuesto en los artículos 408.3 , 447 y 787, 827 de la Ley de Enjuiciamiento Civil , así como en los artículos 416 y 420 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en cuanto a su tratamiento procesal.

no se identifica con las acciones de las que se vale el actor. La causa de pedir consta de dos elementos, cuya identidad es precisa:

  • Un determinado «factum» y
  • Una determinada consecuencia jurídica en la que se subsumen los hechos. Por ello se da únicamente en aquellos supuestos en que se produce una perfecta identidad en las circunstancias determinantes del derecho reclamado y de su exigibilidad, que sirven de fundamento y apoyo a la nueva acción.

Y por la misma razón, la causa de pedir que se fundamenta en circunstancias acaecidas con posterioridad a las del primer procedimiento, eliminan la aplicación de la institución de la cosa juzgada.

En cualquier caso se ha de tener en cuenta que cuando en la petición se ha podido fundar en diferentes hechos o distintos fundamentos o títulos jurídicos se producirá también la cosa juzgada aunque unos u otros no se hubieran alegado en el proceso anterior.


La cosa juzgada material produce efectos negativos y positivos.

La función negativa excluye un proceso posterior entre las mismas partes y con la misma pretensión.

Si se promoviere un nuevo pleito entre las mismas partes y con igual objeto el tribunal no podrá resolver sobre la cuestión de fondo.

La función positiva o prejudicial implica que lo resuelto con fuerza de cosa juzgada en la sentencia firme que haya puesto fin a un proceso vinculará al tribunal de un proceso posterior cuando en éste aparezca como antecedente lógico de lo que sea su objeto, siempre que los litigantes de ambos procesos sean los mismos o la cosa juzgada se extienda a ellos por disposición legal.

La función positiva, por tanto, requiere la identidad subjetiva y que los objetos de los dos procesos sean parcialmente idénticos o conexos.


Regulación normativa: La cosa juzgada formal se regula en el artículo 207 LEC . Respecto de la cosa juzgada material hay que estar a lo establecido en el artículo 222 LEC , aunque también hay que tener en cuenta lo dispuesto en los artículos 408.3 , 447 y 787, 827 LEC , así como en los artículos 416 y 420 LEC en cuanto a su tratamiento procesal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s