El momento de valoración de los bienes en acta notarial.

Se nos ha planteado la siguiente cuestión por parte de un cliente; dada la particularidad de la causa, nos ha parecido interesante traerla a este espacio.

Se trata, como hacemos referencia en el título del presente post del momento de valoración de los bienes, pero con los siguientes particularidades;

  • Régimen de separación de bienes.
  • Elaboración de Acta Notarial por los que fueran cónyuges.

La cuestión se circunscribe principalmente a esta cuestión de valoración, si bien en la practica y tras el planteamiento de la causa, será determinar cómo proceder procesalmente hablando.

Deberemos de partir de la siguiente cuestión, y es que, de común acuerdo, los que fueran cónyuges, en su día, otorgaron, porterior al matrimonio y antes del efectivo divorcio; documento notarial, por el que procedieron a:

  • Realización y determinación de inventario respecto de los bienes de los que hacía uso en su matrimonio.
  • Determinación de lo que se abonó y soportó por cada uno de ellos para la adquisición, reforme o mejora de los bienes o respecto de alguno bienes.

1.- Respecto de la determinacón y valoración de los bienes.-

Partiendo del ya conocido régimen de separación de bienes, en el que cada cónyuges es propietario de los bienes adquiridos con su patrimonio privativo, y en su caso copropietarios de los bienes obtenidos en común, en virtud o base a la aportación realizada por cada uno de los miembros, entendiéndose que será al 50%, en caso de no poder determinar la cuota o no constar en documento alguno, o bien no se pudiera determinar la misma.

Recordemos que; exisitirá regimen de separación de bienes;

  • Por determinación en capitualciones matrimoniales.
  • Por diposición y acuerdo de los cónyuges.
  • Respecto de la extinción, constante matrimonio, de la sociedad de gananciales o el régimen de participación, salvo que por voluntad de los interesados fuesen sustituidos por otro régimen distinto

Por ello, se deberá estar al valor real que posee el bien, ya sea mueble o inmueble, en ese mismo momento, y no respecto del valor de cuando se adquirió; con la única excepción de haberlo acordado o pactado los cónyuges en contratos suscrito entre los mismos o bien haberlo determinado en capitulaciones, tal y como establece el artículo 1441 del Código Civil.

Así el precio o cuantía a determinar para valorar los bienes adquiridos de forma o manera conjunta, se deberá realizar respecto de la misma fecha que tiene el bien.

2.- Respecto de la forma de liquidar.-

Bien, esta segunda cuestión plantea la siguientes disyuntiva.

Dicha liquidación, si fuera judicial, ¿se realizará en virtud de los criterios y normas determinados en la liquidación del régimen económico matrimonial, o bien por medio de un simple procedimiento ordinario?.

En éste apartado debemos traer a colación la Jurisprudencia dictada en tal sentido.

Estas resoluciones se circunscriben en una cuestión a tener en consideración respecto a lo determinado en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Ciertamente, y de ahí parte la disyuntiva; el artículo 806 de dicha disposición, se refiere a la “existencia de una masa común del bienes y derechos sujeta a determinados cargas y obligaciones”.

Por ello, una parte de los órganos judiciales, en reiterada jurisprudencia se inclina por entender que en la figura de separación de bienes, no existe dicha masa común, en la que uno y otro cónyuge tiene o poseen una cuota abstracta que se concreta tras la liquidación del régimen económico matrimonial, lo que sí sucede en la sociedad legal de gananciales así como en la de participación.

Se entiende por tanto que a diferencia de los regímenes de gananciales y de participación el de separación de bienes supone la existencia de dos patrimonios separados sin ningún tipo de unión, perteneciendo, por tanto, a cada cónyuges, en virtud de lo dispuesto en el artículo 1437, los bienes que tuviese en el momento inicial de pactarse aquel, y lo que después adquiera por cualquier título.

Así en éste tipo de régimen económico, pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiera por cualquier título, correspondiendo a cada uno la administración, goce y libre disposición de tales bienes.

Ambos cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio; en caso de no consta otra forma, lo harán proporcionalmente a sus respectivos recursos económicos.

Por ende la inexistencia de masa común excluye la aplicación de régimen de liquidación.

Pero otro sector Jurisprudencial entienden que dicho procedimiento, es el específico para liquidar cualquier tipo de de régimen económico, y que además determina la competencia objetica en favor del órganos de instancia que conoció del proceso se ha disuelto dicho régimen económico matrimonial.

Por ello, los artículos específicos de la liquidación, determinados en la oportuna Ley Procesal, resultarán de aplicación, cuando lo que se desee sea liquidar la masa patrimonial; siendo y constituyendo el procedimiento contemplado, y cuyo exclusivo objeto es el de la liquidación, y compuesto y desarrollado por las operaciones de formación de inventario, avalúo, liquidación y adjudicación de los bienes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s