Momento de la disolución de la sociedad de gananciales en caso de divorcio.

Momento de la disolución de la sociedad de gananciales en caso de divorcio.

Una de las cuestiones de máxima importancia, entre otras cosas, por la cuestión económica que entre en juego, es el momento exacto en el que se debe o debemos partir para proceder a la liquidación de la sociedad legal de gananciales.

Por ello, hemos querido traer a colación a este espacio, una de las última Sentencias de Tribunal Supremo, en la que determina los criterios a seguir en lo concerniente a esta cuestión.

Y todo ello, se nos puede plantear una cuestión de suma importancia, en el caso que los cónyuges ya resida por separados, o se hayan establecido una medidas previas a la demanda principal, en estos casos.

¿En qué momento puede determinarse disuelta la sociedad de gananciales?.

¿El mero acuerdo entre los cónyuges de vivir separados, con la salida de uno de ellos de la vivienda, es un aspectos a considerar, a los efectos de la liquidación.

¿Podemos determinar que poseen el mismo sentido y aplicación los artículos 95 y 1392 del Código Civil?

En la presente causa, en el proceso seguido para la formación y aprobación de inventario para la liquidación del régimen económico de gananciales, las partes discrepan, entre otras cuestiones, acerca del momento en el que debía entenderse producida la extinción de la sociedad de gananciales.

Primera Instancia.-

Demanda.-

En su momento, mas concretamente en el mes de Julio del año 2014; ambos cónyuges, instaron sendas demanda de formación de inventario para liquidación de la sociedad de gananciales, prevista en el artículo 808 de Enjuiciamiento Civil.

Se procedió, dadas las circunstancias y mediante decreto de 24 de julio de 2014, su acumulación al procedimiento presentó en primer lugar.

Una vez fue admitida a trámite, se citó a las partes para la formación de inventario establecida en el artículo 809.1 Ley de Enjuiciamiento Civil.

Una de las divergencias o discrepancias entre las demanda se circunscriben en;

  • D. Casimiro argumentó que la sociedad quedó efectivamente disuelta el 1 de julio de 2012, fecha en la que abandonó definitivamente el domicilio familiar, por haber cesado entonces de manera definitiva, seria y prolongada la convivencia conyugal como demostraba, a su juicio, el que hubiera presentado la demanda de divorcio unos días antes, el 26 de junio de 2012.
  • Por el contrario, D.ª Tamara sostuvo que, por aplicación de los artículos 95 y 1392.1 del Código Civil, la disolución del régimen económico es un efecto de la sentencia firme de divorcio y ese es el momento en el que se extingue.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción n.º 2 de Leganés dictó ,sentencia de fecha 28 de mayo de 2015 , con el siguiente fallo:

“Que ESTIMANDO PARCIALMENTE las solicitudes de formación de inventario ganancial cursadas por el Procurador de los Tribunales sr. Díaz Alfonso, en nombre y representación de D.ª Tamara , y por el procurador de los tribunales sr. Roldán García, en nombre y representación de D. Casimiro, debo DECLARAR y DECLARO que el inventario de liquidación de la sociedad de gananciales habida entre las partes litigantes comprenderá las partidas del activo y del pasivo propuestas y acordadas por ambas mediante acta de comparecencia de formación de inventario fechada el día 19/9/14, a las que se adicionarán las siguientes partidas todo ello sin expresa imposición de las costas procesales causadas, a saber: “.-

En el activo ganancial

El porcentaje de propiedad que, con relación a la finca registral núm…… inscrita en el Registro de la Propiedad n° 1 de Leganés (Madrid), representen las cantidades que actualizadas al tiempo de la liquidación hayan venido siendo satisfechas por la sociedad de gananciales desde el día 15/3/93 como principal e intereses del préstamo y/o préstamos hipotecarios que gravaron y/o gravan dicho inmueble, así como las que desde el día 19/9/12 vengan obligadas a satisfacer los consortes litigantes; “.-

Como derecho de crédito reembolsable a favor de la sociedad de gananciales y frente al esposo litigante, el importe actualizado al tiempo de la liquidación consistente en el numerario o metálico del que dispuso a su favor dicho consorte el día 25/9/13 con cargo al producto bancario “Fondo de Inversión de la entidad La Caixa núm…. “; “.- Importe actualizado al tiempo de la liquidación al que ascendía el producto bancario como “Seguro Ahorro Futuro Caja Madrid” antes del día 26/9/12; “.-

Derecho de crédito reembolsable a favor de la sociedad de gananciales y frente a la esposa litigante, el importe actualizado al tiempo de la liquidación consistente en el numerario o metálico del que dispuso a su favor dicho consorte el día 26/9/13 con cargo al producto bancario “Seguro Ahorro Futuro Caja Madrid”, así como en los gastos y/o comisiones bancarias devengadas a raíz de dicho acto de disposición; “.-

Respecto del pasivo ganancial,

Deuda consistente en el importe actualizado al tiempo de la liquidación del préstamo hipotecario constituido ante la entidad bancaria “Bankia S.A”, y que .grava el inmueble identificado como finca registral número del Registro de la Propiedad n° 1 de Leganés (Madrid); “.-

como derecho de crédito reembolsable a favor de los consortes litigantes, el importe actualizado al tiempo de la liquidación consistente en las cantidades que, a partir del día 19/9/12, hayan sido abonadas o se abonen por cualesquiera de ellos para la amortización del principal e intereses derivados de los préstamos gananciales con garantía hipotecaria

Segunda Instancia. Audiencia Provincial de Madrid. Sección 24 .

Recurso Apelación.-

La que fuera esposa, procedió a instar oportuno recurso de apelación, en debido tiempo y forma, dictando Sentencia la Sección 24.ª de la Audiencia Provincial de Madrid, en Julio de 2016, en la que en su parte dispositiva determinó:

“Que DESESTIMANDO el recurso de apelación interpuesto por D.ª Tamara, contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Leganés (Madrid), dictada en el proceso sobre liquidación de sociedad de gananciales número …/14 seguido con D. Casimiro, debemos CONFIRMAR Y CONFIRMAMOS la expresada resolución íntegramente; con expresa imposición de costas causadas en esta instancia a la parte apelante”.

Tercera Instancia. Tribunal Supremo Sala Primera de lo Civil.-

Recurso de Casación.-

Por parte Doña Tamara, se instó recurso de Casación, siendo los fundamentos y motivos del mismo, y al amparo de lo dispuesto en los artículos 477-2.º-3 y 477-3.º de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

  • Por infracción de normas aplicables para resolver las cuestiones objeto del proceso: se considera la existencia de vulneración del artículo 1346 del Código Civil, que señala expresamente que la sociedad de gananciales concluirá de pleno derecho cuando se disuelva el matrimonio, y en el presente caso este hecho se produjo el 22 de octubre de 2014 (sic).
  • Por infracción de normas aplicables para resolver las cuestiones objeto del proceso:

Visto los motivos causas y fundamentos, la presente Sala procedió a:

  • Admitir el primer motivo del recurso de casación interpuesto por la representación procesal de D.ª Tamara contra la sentencia dictada con fecha 18 de julio de 2016,
  • No admitir el segundo motivo de recurso de casación interpuesto por la representación procesal de D.ª Tamara contra la sentencia dictada con fecha 18 de julio de 2016,

FUNDAMENTOS DE DERECHO:

La cuestión litigiosa que se plantea es si el auto de medidas provisionales puede ser tomado como fecha de disolución de la sociedad de gananciales por aplicación de la doctrina jurisprudencial que ha matizado la interpretación del artículo 1.393.3.º el Código Civil, en aquellos supuestos en que la separación de hecho, larga y prolongada, revela una inequívoca voluntad de poner fin al régimen económico matrimonial.

Así lo han entendido las dos sentencias de instancia, que han declarado la extinción de la sociedad de gananciales desde el auto de medidas provisionales, al considerar que el mismo supone el cese de la convivencia y la pérdida del fundamento de la sociedad de gananciales.

El recurso de casación se dirige a que se declare que la sociedad de gananciales se extingue desde la sentencia de divorcio, y va a ser estimado.

Los antecedentes relevantes para la decisión del recurso son los siguientes:

  • La sentencia del Juzgado de Primera Instancia n.º 2 de Leganés de 22 de octubre de 2013 decretó la disolución por divorcio del matrimonio de D.ª Tamara y D. Casimiro .
  • El juzgado rechazó la pretensión del marido porque consideró que el hecho de que uno de los esposos abandonara el domicilio conyugal carecía por sí solo de virtualidad probatoria a efectos de probar actos conjuntos expresos de la efectiva voluntad de romper la convivencia conyugal.
  • Sin embargo, consideró que debía entenderse producida la disolución de la sociedad de gananciales en la fecha en que se dictó el auto de medidas provisionales con el argumento de que en ese momento se declaró de manera expresa la separación provisional de los cónyuges, el cese de la convivencia conyugal, se declararon revocados los consentimientos y poderes y cesó la posibilidad de vincular los bienes privativos del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica.
  • La Audiencia confirmó el criterio del juzgado con el siguiente razonamiento:

Visto en el presente caso, que habiéndose dictado auto de medidas provisionales el día 19 de septiembre de 2012, es y (sic) por lo tanto que deben retrotraerse sus efectos a dicha fecha, en virtud de los efectos de cese de la relación de convivencia conyugal, lo que excluye el fundamento de la comunidad ganancial, que es la convivencia efectiva; y la razón de ser de aquella, aunque la sociedad de gananciales formalmente se disuelve con la sentencia de divorcio de fecha 22 de octubre de 2013 , en virtud de lo dispuesto en los artículos 95 y 1392.1 del Código Civil “.

Formulación del motivo.

En el único motivo del recurso que fue admitido, se denuncia por parte de la recurrente, que la sentencia recurrida, al considerar que la disolución de la sociedad de gananciales debe retrotraerse a la fecha del auto de medidas, por lo que se ha infringido el artículo 1.346 del Código Civil, existiendo un error material en el recurso, puesto que en el encabezamiento se cita este precepto, que no se refiere a la cuestión planteada, y la doctrina de la sala referida al momento de la extinción del régimen económico.

Decisión de la sala. Estimación del recurso.-

La sentencia recurrida afirma que procede retrotraer los efectos de la disolución de la sociedad de gananciales al dictado del auto de medidas provisionales en virtud de los efectos del cese de la convivencia.

El recurso de casación debe ser estimado por las razones que exponemos a continuación.

De manera coherente con la idea de que durante la tramitación del proceso matrimonial el régimen económico matrimonial está vigente hasta que se extingue por sentencia firme, el artículo 103.4.ª del Código Civil y el artículo 773 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, contemplan la posibilidad de que una vez admitida la demanda el juez adopte medidas de administración y disposición sobre los bienes gananciales, incluidos “los que adquieran en lo sucesivo”, lo que presupone que el régimen no se ha extinguido.

Resulta especialmente relevante que la ley, que contempla como efecto de la admisión de la demanda la revocación de los consentimientos y poderes otorgados, artículo 102 del Código Civil, no establezca como efecto de la admisión de la demanda la extinción del régimen económico, ni la suspensión del mismo durante la tramitación del procedimiento.

La Ley tampoco prevé la retroacción de los efectos de la sentencia una vez dictada.

El que una vez admitida a trámite la demanda de divorcio se pueda solicitar la formación de inventario artículo 808 Ley de Enjuiciamiento Civil, sólo supone la apertura de un trámite procedimental que tiene carácter cautelar, pues se dirige a determinar y asegurar el caudal partible, como muestra que al final del inventario (que en todo caso debe hacerse conforme a la legislación civil, según reclamen los artículos 806 , 807 , 808.2 , 809.1 Ley de Enjuiciamiento Civil., el tribunal resuelve lo procedente sobre la administración y disposición de los bienes incluidos en el inventario, artículo 809 Ley de Enjuiciamiento Civil.

Con ello hay que admitir que si la disolución se produce después que el inventario, podrán incorporarse nuevos bienes gananciales.

La separación de hecho no produce como efecto la disolución del régimen, pero si dura más de un año permite a cualquiera de los cónyuges solicitar su extinción, lo que sólo tendrá lugar cuando se dicte la correspondiente resolución judicial.

La jurisprudencia de esta sala ha admitido que cuando media una separación de hecho seria y prolongada en el tiempo no se integran en la comunidad bienes que, conforme a las reglas del régimen económico serían gananciales, en especial cuando se trata de bienes adquiridos con el propio trabajo e industria de cada uno de los cónyuges y sin aportación del otro.

Esta doctrina, no puede aplicarse de un modo dogmático y absoluto, sino que requiere un análisis de las circunstancias del caso.

Es lógico que así sea porque, frente a los preceptos que establecen que la sociedad de gananciales subsiste a pesar de la separación de hecho, artículos 1393.3 .º, 1368 y 1388 del Código Civil, solo cabe rechazar la pretensión del cónyuge que reclama derechos sobre los bienes a cuya adquisición no ha contribuido cuando se trate de un ejercicio abusivo del derecho contrario a la buena fe, artículo 7 del Código Civil.

Nada de esto sucede en el caso.

Como se dijo, para rechazar la pretensión del recurrente de que se considerara extinguida la sociedad de gananciales desde el auto de medidas:

La fecha de la liquidación del régimen en casos de procedimientos de separación y divorcio, es la establecida en la sentencia, según lo establecido en el artículo 95 del Código Civil y por tanto esta Sala debe estar de acuerdo con la Sala sentenciadora que así lo determinó.

Sin embargo, el recurrente opone dos argumentos a esta sentencia:

  • El primer argumento se funda en que el auto de medidas provisionales extinguió el régimen, en virtud de lo establecido en los artículos 103 y 104 del Código Civil y estas afirmaciones no pueden ser admitidas por esta Sala.

Deben distinguirse dos tipos de medidas durante la tramitación de los procesos de separación:

  • Las que se producen automáticamente una vez admitida a trámite la demanda de separación, que están contenidas en el artículo 102 del Código Civil y que consisten en la separación personal de los cónyuges y el cese de la presunción de convivencia, así como la extinción de los poderes que se hubieren otorgado mutuamente.
  • Las medidas que pueden acordarse previa petición de los cónyuges y, en su defecto, por el Juez, que son las contenidas en el artículo 103 del Código Civil, estableciendo el artículo 104 del Código Civil que “el cónyuge que se proponga demandar la nulidad, separación o divorcio de su matrimonio puede solicitar los efectos y medidas a que se refieren los dos artículos anteriores”.

Entre estas, el artículo 103.4 del Código Civil permite al Juez “señalar atendidas las circunstancias, los bienes gananciales o comunes que, previo inventario, se hayan de entregar a uno u otro cónyuge y las reglas que se han de observar en la administración y disposición, así como en la obligatoria rendición de cuentas sobre los bienes comunes o parte de ellos que se reciban y los que adquieran en lo sucesivo”.

Por tanto, esta regla no determina la extinción del régimen de gananciales, sino que lo que en realidad señala es su continuación, a pesar de la interposición de una demanda de separación y está destinada a proteger los intereses del cónyuge que no tenga la administración de estos bienes, pero no más.

  • La jurisprudencia contenida en las sentencias que el recurrente considera infringidas, es decir las de 1988 , 1992 y 1998 , a las que debe añadirse la de 1999 , está admitiendo que la separación de hecho consentida por ambos cónyuges, produce la extinción del régimen económico matrimonial de los gananciales.

Pero también en este caso, la extinción debe ser declarada por el Juez, artículo 1393,3º del Código Civil, que determinará que sus efectos se produjeron en el momento en que se inició la separación libremente consentida.

En el presente litigio no ha ocurrido ninguno de los supuestos previstos por la ley para que deba tenerse como fecha de la extinción del régimen un momento distinto del establecido en el artículo 95.1 del Código Civil, es decir, no ha existido una separación libremente consentida por los cónyuges, porque se ha iniciado el procedimiento contencioso, cuyas consecuencias sobre la liquidación del régimen ahora se ventilan, y tampoco se ha determinado cuál ha sido el contenido del auto de medidas provisionales que a tenor de lo dispuesto en el artículo 103.4º del Código Civil, no estableció esta cesación, ya que fue la sentencia de separación de junio de 1997 la que determinó la extinción del régimen matrimonial y se remitió a la ejecución de la sentencia para la liquidación”.

Es decir, que la separación duradera mutuamente consentida a la que se refiere la doctrina de la sala para rechazar pretensiones abusivas de un cónyuge, matizando el tenor del artículo 1393.3.º del Código Civil, no es la que deriva de la situación que se crea tras la admisión de la demanda de divorcio ( artículo 102 del Código Civil ) ni con el dictado de las consiguientes medidas provisionales ( artículo 103 del Código Civil y 773 Ley de Enjuiciamiento Civil. ).

La duración del proceso judicial desde que se admite la demanda o se dictan las medidas provisionales hasta que se dicta la sentencia es ajena a la voluntad de las partes.

Esa dilación no puede ser la razón por la que se amplíe la doctrina jurisprudencial sobre la separación de hecho, basada en el rechazo del ejercicio de un derecho contrario a la buena fe, con manifiesto abuso de derecho.

Por todo lo anterior, esta sala considera que la sentencia recurrida debe ser casada en el sentido de:

  • Modificar su pronunciamiento referido a la fecha en que se produjo la disolución de gananciales.
  • A los efectos de proceder a su liquidación, fijar como momento en el que concluyó la sociedad de gananciales de los litigantes el de la fecha en que se decretó el divorcio por sentencia firme, de conformidad con lo previsto en los artículos 95 y 1392 del Código Civil y art. 774.5.º Ley de Enjuiciamiento Civil.

En lo concerniente a las costas, la estimación del recurso de casación comporta que no se impongan las costas ocasionadas por el mismo.

Tampoco se imponen las costas del recurso de apelación, ya que el recurso de D.ª Tamara debió ser estimado en parte, y se mantiene la no imposición de costas de la primera instancia.

FALLO:

Por todo lo expuesto, en nombre del Rey y por la autoridad que le confiere la Constitución, esta sala ha decidido

Estimar el recurso de casación interpuesto por D.ª Tamara contra la sentencia dictada con fecha 18 de julio de 2016, por la Audiencia Provincial de Madrid (Sección 24.ª), en el rollo de apelación n.º 1066/2015 en el sentido de modificar su pronunciamiento referido a la fecha en que se produjo la disolución de gananciales y, a los efectos de proceder a su liquidación, fijar como momento en el que concluyó la sociedad de gananciales de los litigantes el de la fecha en que se decretó el divorcio por sentencia firme de octubre de 2013 .

No imponer las costas causadas por el recurso de casación y ordenar la devolución del depósito constituido para su interposición.

No imponer las costas de las instancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s