PRUEBA DE LA FILIACIÓN.

PRUEBA DE LA FILIACIÓN.

Ante todo hay que partir de la idea de que una cosa es la prueba de la filiación a efectos de determinarla y otra la prueba de una filiación ya determinada. El primero es un medio para determinar la filiación y el segundo un “título de legitimación” de la filiación que acredita que la filiación ha sido legalmente determinada. Conceptos que, en ocasiones, no distinguen las leyes.

Aclarado esto, señala el artículo 113. “La filiación se acredita por :

  • Inscripción en el Registro civil, 
  • Sentencia o documento que lo determinen legalmente, 
  • Presunción de paternidad matrimonial, y a falta de los medios anteriores,
  • Por la posesión de estado.
  • Para la admisión de pruebas distintas de la inscripción, se estará a lo dispuesto en la Ley del Registro Civil”.

Los tres primeros casos se refieren a la prueba de una filiación ya determinada.

En el caso de la presunción de paternidad matrimonial, sin embargo, puede servir para que se determine una filiación matrimonial, pues se basa en hechos que previamente han de acreditarse.

En cuanto a la “posesión de estado” alude a una determinada situación de apariencia.

La reforma del año 81 que se refiere a ella en reiteradas ocasiones, pero no aclara el concepto.

Anteriormente, la jurisprudencia había recogido la antigua doctrina que reputaba la existencia de una posesión de estado si concurrían el nomen, como el hecho de que una persona lleva el apellido de otro, tractatus, forma en que una persona trata a otra, y en que esta es tratada por aquella, y fama, como opinión general que reconoce al hijo como de un determinado padre.

La jurisprudencia la ha definido como el “concepto público en que es tenido un hijo con relación a su padre natural, cuando este concepto se forma por actos directos del mismo padre o de su familia, demostrativos de un verdadero reconocimiento perfectamente voluntario, libre y espontáneo”, así Sentencias del Tribunal Supremo de 10 y 17 de marzo de 1988, o el ser tratado como hijo por el padre de una manera pública.

La posesión de estado es uno de los modos de acreditar la filiación, como hemos dicho, pero también es un medio probatorio dentro del proceso , artículo 67.3 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y en las acciones de filiación influye en la legitimación.

Además, se discute si la posesión de estado es un título de legitimación que permite considerar que una filiación se posee y, por tanto, ejercitarse las facultades y derechos de ella derivada. 

Además, añade el párrafo segundo del artículo 113: “No será eficaz la determinación de una filiación en tanto resulte acreditada otra contradictoria”, como ya vimos. Norma que recoge lo dispuesto en el artículo  50 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que indica que no podrá extenderse asiento alguno contradictorio con el estado de filiación que pruebe el Registro mientras no se disponga otra cosa por sentencia firme.

Por otra parte, el artículo 114 del Código Civil, señala. “Los asientos de filiación podrán ser rectificados de conformidad con la ley del Registro Civil, sin perjuicio de lo dispuesto especialmente en el presente título sobre acciones de impugnación.

Podrán rectificarse en cualquier momento los asientos que resulten contradictorios con los hechos que una sentencia penal declare probados.