¿QUE SON Y EN QUE CONSISTEN LOS IMPEDIMENTOS EN DERECHO CANONICO?

LOS IMPEDIMENTOS EN EL DERECHO CANONICO

Vamos a iniciar hoy un pequeño estudio acerca de los impedimentos de Derecho Canónico, es decir, aquellas circunstancias que impiden contraer matrimonio como consecuencia de diversos factores que inciden en las personas , como pueden ser características de tipo físico, mental o religioso. El citado estudio lo vamos a realizar de una manera, lo mas sencilla posible para que sean comprendido los impedimentos por personas no técnicas en la materia.

Queremos advertir que solamente vamos a hacer referencia a aquellos impedimentos que suelen ser recientemente aplicados, y de fácil comprensión para personas carentes de formación jurídica. Por ello, no vamos a entrar a estudiar impedimentos tales como impedimentos referentes a Matrimonios mixtos; Orden Sagrado; o Voto público.

IMPEDIMENTO DE EDAD.-

Debe partirse del principio de que el Código de Derecho Canónico, comienza por mantener que toda persona tiene derecho a contraer matrimonio. No obstante, exige, como sucede en el Derecho civil, que debe exigirse a los contrayentes un conocimiento mínimo de lo que significa el matrimonio, las obligaciones que conlleva, y la exigencia del cumplimiento de las obligaciones que la unión conyugal comporta. En este sentido el Código fija la edad para contraer matrimonio; el varón,deber tener cumplidos los dieciséis años, y catorce la mujer.

No obstante lo dicho, la Conferencia Episcopal Española, ha venido manteniendo que “no podrán contraer lícitamente matrimonio el varón o la mujer que no hayan cumplido lo dieciocho años de edad”, con el fin de que evitar las dificultades que pudieran sobrevenir en cuanto se refiere a la Inscripción Registral.

Por tratarse de un impedimento temporal, cesa tan pronto como los cónyuges cumplan los 18 años. El matrimonio no se convalida por el mero transcurso del tiempo, ni aun cuando se haya convivido maritalmente, incluso cuando la esposa haya concebido.

Cabe la concesión de la dispensa; pero par ello hace falta que se demuestre el suficiente grado de discernimiento para la emisión de consentimiento matrimonial.

A pesar de todo cuanto se ha dicho, puede dispensarse este impedimento en el caso de que de que el dispensado tenga el suficiente grado de discernimiento para la emisión del consentimiento matrimonial. Para la dispensa se exige una causa justa y proporcionada, siendo actualmente suficiente una razón de bien privado; sobre todo, cuando exista peligro de muerte.

IMPEDIMENTO DE IMPOTENCIA.-

Por éste impedimentos, se prohibe el matrimonio a las personas que como consecuencia de una anomalía o defecto corporal, por lo que son inhábiles para realizar actos propios de la vida conyugal.

Debe distinguirse entre la “impotentia coeundi” de la “impotentia generandi” : La primera consiste en la imposibilidad de realizar el acto conyugal, en tanto que la segunda hace referencia a la ineptitud para el logro de la generación.

El Código de Derecho Canónico mantiene que: “La impotencia antecedente y perpetua, para realizar el acto conyugal, tanto por parte del hombre como la mujer, ya absoluta, ya relativa, hace nulo el matrimonio por su misma naturaleza”. Tal contenido, ha de ponerse en relación con otro canon cuando hace referencia a “…si los cónyuges han realizado de modo humano el acto conyugal apto de por sí, para engendrar la prole, al que el matrimonio se ordena por su misma naturaleza y mediante el cual los cónyuges se hacen una sola carne”.

Todo cuanto antecede evidencia que uno de los fines del matrimonio es la realización de actos propios tendentes a la generación de la prole.

La  impotencia y sus clases.-

La impotencia puede ser:

  • Antecedente o subsiguiente; según haya aparecido con anterioridad al matrimonio a en un momento posterior.
  •   Perpetua o temporal.- Si tiene o no curación, y si la sanación tiene lugar por medios lícitos.
  •   Absoluta o relativa.- Cuando la persona que la sufre le es.imposible la copulación para todo tipo de personas , pero no con individuos que reúnan determinadas características.
  •   Congénita o adquirida.- Según deba a un defecto de la constitución física del individuo o se manifiesta espontáneamente en el desarrollo sexual.
  •   Orgánica o Psiquica.- Según se deba a una malformación de los órganos genitales, o psíquica cuando el sujeto padece de una constante e insuperable conmoción espiritual o excitación del animo, que impide el coito.

 

Requisitos que debe poseer la impotencia para ser vinculante la nulidad canónica.-

1.- Debe tratare de una verdadera impotencia; es decir que el sujeto debe padecer una verdadera impotencia de manera que le impida el coito.

La esterilidad, bien por causas imputables al varón o a la mujer, no es causa de nulidad.

2.- Solo la impotencia perpetua dirime el matrimonio. Cuando la impotencia es temporal, el consentimiento matrimonial carece de objeto, porque los derechos del acto conyugal pueden ser ejercitados una vez desaparecida la impotencia.

3.- En el caso de que la impotencia sea dudosa, con duda de hecho o de derecho, no se debe impedir el matrimonio ni, mientras persista la duda, declararlo nulo.

Desde el punto de vista jurisprudencial, la teoría mas común acerca de la impotencia, es la que entiende que la cópula perfecta consta de los siguientes elementos:

  • erección del miembro viril;
  • penetración en la vagina;
  • eyaculación.

A todo ello hay que añadir cuanto se refiere la exigencia de que el semen debe ser elaborado en los testículos de varón, independientemente que tal líquido seminal sea prolífico o no.

Por lo que respecta a la impotencia en la mujer, se aplica a la mujer la teoría de la “mulier excisa” es decir, cuando la mujer carece de ovarios y de útero. En cuyo caso el impedimento de impotencia es aplicable a la mujer.

IMPEDIMENTO DE LIGAMEN.-

El impedimento de ligamen es el vínculo matrimonial que surge del matrimonio válido, por el cual uno de los cónyuges, tanto el varón como la mujer, se une al otro, de tal manera que no puede celebrar nuevas nupcias con tercera persona, aunque el matrimonio permanezca simplemente rato, mientras subsista aquel vínculo y no se disuelva.

Requisitos del vínculo de ligamen.-

1.-Las personas sobre las que recae la prohibición deben estar ligadas en matrimonio válido.

2.- El vínculo anterior debe subsistir para que dirima el matrimonio subsiguiente. De acuerdo con esto, para que pueda celebrarse el segundo matrimonio, es necesario que haya desaparecido el vínculo anterior por alguna de las formas admitidas por el Derecho Canónico.

3.- Los anteriores requisitos producen sus efectos, según la realidad objetiva,independientemente del conocimiento y grado de certeza que acerca de un matrimonio anterior, pueda tenerse.

Cuando cesa el vínculo de ligamen.-

Resulta imposible dar validez a un matrimonio subsistiendo el vínculo anterior.

La Jurisprudencia viene avalando tal tesis, cuando mantiene que para que sea declarado nulo un matrimonio por impedimento de ligamen es necesario que la exigencia del impedimento resulte de documentos ciertos y auténticos; o de cualquier forma útil para producir certeza; o de la deposición de testigos dignos de fe.

Si no puede probarse la nulidad del primer matrimonio, se ha de estar por su validez, por tanto, se ha de declarar nulo el segundo matrimonio.

EL IMPEDIMENTO DE RAPTO.-

Este impedimento, tutela la libertad de la mujer en la prestación del consentimiento matrimonial. El rapto consiste en la acción violenta de sustraer o trasladar a la mujer de un lugar seguro a un lugar inseguro en el que permanece bajo la potestad del raptor, y con el fin de casarse con ella, la retiene por la fuerza.

Requisitos del impedimento de rapto.-

1.-Tiene que advertirse que no solo puede ser el varón el que realice el traslado con el fin de matrimoniar; sino que el impedimento existe cuando el traslado ha sido realizado por terceras personas con el premeditado fin de que la mujer contraiga matrimonio con determinado sujeto.

2.-La retención, tiene que realizarse con la intención de contraer matrimonio con la mujer raptada.

3.- Es necesario que el rapto se produzca con violencia para la mujer, tanto desde el punto de vista físico, como mediante amenazas, miedo o violencia moral.

Es necesario, en este supuesto, distinguir entre el rapto propiamente dicho del llamado rapto de seducción.

Este último tiene lugar cuando la mujer se opone inicialmente a los propósitos del raptor, sin embargo, con posterioridad accede a contraer matrimonio como consecuencia de los ruegos, halagos, y en resumen consiente en la fuga.

No deja de resultar curioso el hecho de que tanto el Código, como la Jurisprudencia y la Doctrina, la realización del rapto parece que solamente puede ser cometido por el varón que rapta a la mujer. Pero entendemos que también puede ser aplicable en el supuesto que la mujer rapte al varón. El caso puede resultar extraño y poco ejecutable; pero puede ocurrir.

Cuando cesa el impedimento de rapto.-

Este impedimento no tiene carácter perpetuo, cesa tan pronto como desaparezca la situación de privación de libertad de la mujer, de forma tal que el matrimonio sería nulo si se contrajese bajo a presión de fuerza ejercida por el sujeto tendente a matrimoniar, pero no perece que serán valido en el supuesto que la mujer emitiese el consentimiento con plena liberad.

Caso de Dispensa.- El impedimento de rapto es, en principio dispensable; pero no suele dispensarse habida cuenta de que la cesación del impedimento, depende simplemente de la voluntad del raptor.

Solamente cabría la dispensa en el caso de que surgieran circunstancia que hiciesen imposibles la separación de la raptada y que urgieren la calibración del matrimonio, podría accederse a la dispensa.

EL IMPEDIMENTO DE CRIMEN.-

Este impedimento fue establecido por la Iglesia, no en razón de cualquier delito, sino por razón del crimen de adulterio o conyugicidio, cuando se reúnen determinadas características o requisitos entre el varón y la mujer cómplices del crimen.Se trata, en esencia, de la existencia de un claro propósito de tutelar la institución matrimonial de conductas lesivas a la fidelidad y a la indisolubilidad.

Requisitos del impedimento de crimen.-

1.- Es necesaria la previa existencia de un matrimonio válido, por razón de adulterio o conyugicidio sin el cual no cabe la existencia de una conducta criminal.

Esta intención puede presumirse cuando se reúnen ciertos requisitos entre el varón y la mujer, cómplices del crimen.

2.- Es necesario, en primer lugar, distinguir entre conyugicidio simple del conyugicidio por cooperación mutua.

A.- Conyugicidio simple.- Puede provenir del propio cónyuge de la víctima o de otra persona aspirante al matrimonio.

  •  Es necesario que la muerte del cónyuge anterior se siga efectivamente, de la acción occisiva, lo que debe ser traducido por el exigencia de que el delito sea consumado. No entra en el juego del impedimento el delito intentado o frustrado.

  • Que el delito se haya cometido con la específica intención de contraer matrimonio con una persona específica y determinada. En este caso no cabe la presunción aceda de la intencionalidad, tiene que basarse en hechos suficientemente probados.

  • Cuando se infiere la muerte de su propio cónyuge con la intención de contraer matrimonio con persona cierta y determinada que resultó ser cómplice en la comisión del delito; ha de constar probada la participación en el delito.

B.- Conyugicidio por cooperación mutua.- En este caso el Código declara que se atenta contra el matrimonio cuando con un operación mutua, física o moral causaron la muerte del cónyuge de uno de ellos.

  •  Es necesaria una cooperación física o moral de los dos pretendientes en la perpetración del crimen.
  • Debe existir un nexo de causalidad entre la maniobra de los ejecutores del crimen y el fallecimiento de la víctima.
  • Debe exigirse, como en el caso anterior, que el crimen ejecutado, lo sea con la intención expresa de que ambos ejecutores, sea realizado con la intención expresa de contraer matrimonio.

Cesación del impedimento de crimen.-.-

Solo puede cesar mediante legítima dispensa.

Pero debe advertirse que en la práctica se mantiene la imposibilidad de dispensa.

Según los cánones 1079 y 1080, solo puede ser dispensado por el Sumo Pontífice en el caso de la existencia de una causa excepcional y urgente.

IMPEDIMENTO DE CONSANGUINIDAD.-

Se prohibe contraer matrimonio aquellas personas unidas por vínculos de sangre en los límites contemplados por la ley.

El parentesco de consanguinidad consiste en la relación natural proveniente de antecedentes generacionales mas o menos próximos.

Tanto desde la vía civil como desde el ámbito canónico, existe una natural repugnancia a que se unan carnalmente personas ligadas por vínculos generativos.

Por otra parte, el natural pudor y reverencia, es incompatible con el afecto conyugal.

Desde otro punto de vista, la salvaguarda de la moral familiar, aconseja la prohibición de contraer a personas que conviven o se relacionan dentro del hogar familiar.

Además, no parece lógico entrecruzarse diversas familias mediante vínculos de matrimonio.

Por último, existen razones de carácter biológico, al parecer, porque pueden darse casos de enfermedades físicas o mentales en supuestos de matrimonios entre parientes.

Requisitos del impedimento de consanguinidad.-

Para que exista impedimento, es necesario que que el matrimonio tenga lugar entre dos personas relaciones de consanguinidad, independientemente de que tales relaciones ilícita, o de relaciones matrimoniales.

  • El impedimento se extiende a todos los relacionados en linea recta.
  • En la linea colateral, el impedimento se extiende hasta el cuarto grado. Es decir, hasta los primos segundos.

Cuando cesa el impedimento de consanguinidad.-

En lo supuestos de consanguinidad, , la dispensa está encomendada a los Ordinarios del lugar, si bien con la advertencia de la inviabilidad de la dispensa referente a los grados prohibidos, aunque solo sea de manera dudosa.

El impedimento de consanguinidad; canon 1091, por lo que si las persona interesadas , guardasen determinadas relaciones parentelas, solo podrían obtener dispensase aquella relación parental que les sitien en el mayor grado de proximidad.

EL IMPEDIMENTO DE AFINIDAD.-

El impedimento de afinidad surge de la prohibición de contraer matrimonio entre personas de los consanguineos de su cónyuge.

La afinidad se produce entre el varón y los consanguíneos de la mujer o entre la mujer y los consanguíneos del varón.

A la vista de tales antecedentes, deben hacerse las siguientes consideraciones:

1.- La relación de afinidad presupone la existencia de un matrimonio válido; no son aceptables las relaciones extramatrimoniales.

2.- Es indiferente que los consanguíneos del cónyuge tengan la consideración de legítimos o ilegítimos.

3.- El impedimento hace refere necia a los consanguineos de una y otra parte entre sí. De ahí, resulta posible el matrimonio de dos hermanos con dos hermanas o de un varón y su sobrino con una mujer y su sobren a, respectivamente.

Requisitos.-

Ya hemos dicho que el impedimento de afinidad surge de un matrimonio válido; es indiferente que éste haya sido consumado o no.

Cesación del impedimento de afinidad.-

Viene siendo sumamente difícil, por no decir imposible, obtener la dispensa de la afinidad e primer grado de la linea recta.

Sin embargo puede concederse dispensa, habiendo consumado el matrimonio cuando concurren causas extraordinarias. En principio, la dispensa estaba reservada a la Santa Sede.

El Código actual, nada dice al respecto, por lo que se admite que la dispensa pueda ser concedida por el Ordinario del lugar.