Los conceptos de heredero y legatario. Diferencias. El legatario de parte alícuota.

En principio la distinción entre heredero y legatario es simple, tal y como establece el artículo 660 del Código Civil.

Será heredero el sucesor mortis causa a título universal y
Será
legatario el sucesor mortis causa a título particular.

Nuestros lectores, se preguntarán ¿y esto que quiere decir o que supone?, para ello hemos de  podemos advertir las siguientes características, a fin de aclarar la posición de uno u otro:

-El heredero sucede en las relaciones jurídicas activas y pasivas del causante, mientras que el legatario se limita a adquirir elementos del activo.

Así por su parte el heredero, sustituyen en la posición del testador o causantes en todos y cada uno de los derechos de éste, pero también respecto de las obligaciones y las deudas contraídas, esto es, al posicionarse en la posición jurídica del causante, asumirá lo bienes o derecho, pero también las deudas o las cargas asumidas por éste.

Por su parte el legatario, únicamente puede recibir bienes o derechos que constituyan el activo de la masa hereditaria. Esto, aquello bienes  derechos que suman, no los que restan, salvo en dos condiciones o circunstancias:

  1. Si el causante lo dispone expresamente como una carga, así establece el artículo 797 y 858 de nuestro Código Civil.

  2. En el caso de que toda la masa hereditaria, así toda la herencia de haya distribuido en legados, tal y como dispone el artículo 891 del Código Civil. 

Sólo el heredero responde “personalmente” de las deudas de la herencia, aunque el legado pueda en ocasiones resultar indirectamente afectado por ellas.

-El heredero será el encargado de ejecutar la voluntad del testador, plasmado en el oportuno testamento, en defecto de nombramiento de Albacea, lo que legalmente de denomina “ius transmissionis“, tal y como reseña el artículo 1006 de nuestro Código Civil, aspecto que no de da en el ámbito o concepto de legatario.

-En consecuencia, cabe señalar una diferencia en la forma de adquirir.

Para la herencia hace falta aceptación, mientras que para los legados rige la adquisición inmediata o delación revocable.

Otra cuestión, es la de determinar, ¿cuando el llamado a la herencia es efectivamente heredero?. Esto no representa ningún problema en la sucesión abintestato o legítima pues serán los llamados por la Ley para recibir la herencia, pero sí plantea dificultades en la sucesión testamentaria. En ella puede resultar que el testador instituya heredero a una persona aunque no le deje más que una o varias cosas determinadas y cabe por el contrario que el testador deje a alguien y a título de legado una parte alícuota de su herencia.

Así, surgen dos posibles figuras:

  • La institución de heredero ex re certa y el

  • Legado de parte alícuota, que aunque parecen figuras contradictorias, ni histórica ni doctrinalmente, puede negarse la viabilidad de las mismas.

Ahora bien, ¿cómo puede saberse la voluntad del testador?

Relativamente a la institución “ex re certa” lo importante es que del contenido de la disposición testamentaria se desprenda la compatibilidad de la atribución de cosas ciertas, e incluso del nomen empleado por el testador, con los efectos fundamentales de la institución de heredero. El problema deberá resolverse caso por caso mediante la interpretación del testamento. El caso más claro de compatibilidad se da en el supuesto de que la atribución se haga con fines particionales o distributivos.

La Jurisprudencia del Tribunal Supremo, establece ciertas discrepancias  a la hora reconocer la figura de la institución ex re certa (salvo en el supuesto de partición hecha por el testador), pero, en cambio, es francamente favorable a la admisibilidad del legado de parte alícuota.

La doctrina y la propia jurisprudencia han ido puntualizando los efectos propios del legado de parte alícuota en nuestro Derecho, son:

  • El legatario de parte alícuota no puede hacer efectivo su derecho hasta que se liquide la herencia del testador.

  • El legatario de parte alícuota, viene afectado por el pasivo hereditario pero no es responsable frente a los acreedores hereditarios.

  • Está legitimado para interponer el juicio de testamentaría.

  • Tiene derecho a obtener anotación preventiva en el Registro de la Propiedad.

  • Puede exigir que se le entregue lo que le corresponda en bienes de la herencia.

-Hasta que se produzca la liquidación de la herencia, se le considerará cotitular del activo, y por consiguiente, no pueden enajenarse sin su consentimiento bienes de la herencia.

-Se le reconoce el derecho a intervenir en la partición, no sólo para fiscalizar las operaciones particionales, sino también a efectos de la determinación y composición de los lotes.